Hallaron un cadáver en la zona sur: creen que podría tratarse de Angelina

Su avanzado estado de descomposición impidió el reconocimiento visual. Los peritos intentan determinar si se trata de la niña desaparecida el 23 de diciembre. 

1324
Los investigadores señalan varios indicios que permiten adelantar que se trata de la nena desaparecida en al zona sur de Resistencia.

La mañana de este viernes fue el cadáver de una persona en avanzado estado de descomposición en la avenida Arribálzaga al 3000, en inmediaciones del ex vertedero municipal, en la zona sur de Resistencia.

Varios indicios llevan a los investigadores a interpretar que se trata de Angelina Cáceres, de 13 años, que desapareció de su casa del barrio Juan Bautista Alberdi el 233 de diciembre.

Se montó un gran operativo policial para relevar la zona del hallazgo y las inmediaciones intentando hallar elementos que permitan dar certeza a la investigación.

El padre y la hermana de Angelina, accedieron al lugar del operativo pero no les permitieron acercarse al cadáver ya que el avanzado estado de descomposición hacía imposible cualquier intento de reconocimiento visual.

Por esto, las autoridades policiales y judiciales prefieren ser prudentes y aguardar el resultado de la autopsia y la fehaciente identificación, aunque admiten una serie de indicios que permitirían adelantar que se trata de ella.

Para eso, los restos fueron trasladados al Instituto de Medicina y Ciencias Forenses del Poder Judicial.

Será clave la determinación de la data de la muerte, una tarea que no parece sencilla teniendo en cuenta que las intensas e incesantes lluvias de fines de diciembre y lo que va de enero no sólo alteraron el sitio sino que además la zona estuvo varios días completamente inundada.

La investigación

Varias versiones circulan sobre cómo se arribó a ese lugar. Los vecinos aseguran que justamente un lugareño advirtió ya hace varios días olor nauseabundo y recientemente una bandada de aves de rapiña, por lo que este viernes decidió acercarse y descubrió que se trataba de un cadáver humano y no de un animal como había creído al principio.

Pero, según el vocero policial, el oficial Alejandro Domínguez, la Policía llegó hasta el cadáver como resultado de una serie de rastrillajes y las pericias practicadas al teléfono celular del único detenido: Jorge Peralta, de 21 años, que demostró que en día de la desaparición de Angelina fue activado en esa zona.

Enojo con la Policía

Tanto el padre como la madre de Angelina, que llevan siete años separados y tienen una evidente mala relación, coincidieron en apuntar a la Policía y a la Justicia, imputándoles demorar la investigación y orientar ésta al círculo familiar.

Durante el operativo en Arribálzaga y Soberanía Nacional, un nutrido grupo de familiares, conocidos y vecinos se agolparon e increparon a la Policía. Y aunque el incidente no pasó a mayores, fue necesario un grupo de infantería para garantizar la seguridad.

 

 

Comentarios

comentarios