Hallaron ahorcada a marinera correntina en un buque petrolero en alta mar

Maillén Teresita Amalia Torres Alvarenga fue hallada muerta en su camarote en un barco petrolero que viajaba rumbo a Comodoro Rivadavia. La muerte se produjo por ahorcamiento. Investigan si la asesinaron.

989
Maillén Teresita Amalia Torres Alvarenga, de 26 años, murió ahorcada. El fiscal espera el testimonio de la tripulación y los videos del buque.

Maillén Teresita Amalia Torres Alvarenga, correntina de 26 años, egresada de la Escuela Nacional de Náutica Manuel Belgrano, integraba la tripulación del buque tanque Punta Médanos como tercera oficial de cubierta. Aunque era su primer viaje con ese cargo, ya tenía experiencia en recorridos similares realizados por el mismo barco.

Según informaron fuentes judiciales, fue hallada sin vida a las 9 de la mañana del viernes 6 de enero, cuando el buque, perteneciente a la empresa Antares Naviera, navegaba frente a las costas del balneario Villa Gesell.

El capitán de la embarcación se comunicó por radio con autoridades de la Prefectura Naval Argentina, que por una cuestión de calado del buque ordenaron que continuara viaje hasta el puerto de Mar del Plata. Cerca de las 19, el barco volvió a partir rumbo a La Plata, de donde había salido.

“El caso está en manos de la Justicia, es todo lo que podemos decir”, se excusaron en la delegación local de Prefectura. Luego de dar intervención a la Justicia, los prefectos preservaron la escena. La causa recayó en la fiscalía Federal de Dolores, a cargo de Juan Pablo Curi, quien ordenó llevar distintas diligencias a practicar en el camarote y bajar el cadáver de la mujer para trasladarlo a la morgue judicial, donde al cierre de esta edición se realizaba la autopsia.

Maillén murió asfixiada por ahorcamiento, según el informe de los forenses. La Fiscalía aguarda además las conclusiones del levantamiento de rastros, el análisis de los objetos recolectados en el camarote donde fue encontrado el cadáver y de las imágenes que pudieran haber captado de las cámaras del buque. También deberán declarar las 23 personas que compartieron el viaje junto a la joven oficial.

“Era una chica llena de ganas. Le gustó la carrera, viajó desde Corrientes a Buenos Aires, estudió, se perfeccionó durante años y consiguió trabajo en una empresa importante. Es un trabajo muy duro, con muchas dificultades, en un ambiente en el que hay pocas mujeres. Ella estaba muy sobreexigida”, contó un familiar. Había dejado su casa en diciembre, para embarcarse, y pensaba regresar a Corrientes en febrero.

 

 

 

Comentarios

comentarios