¿Hay Guillón para rato en Bermejito?

2297
El gobernador Domingo Peppo dijo estar muy conforme con el "estilo de gestión" de Rubén Guillón en la intervención de Villa Río Bermejito.

El gobernador Domingo Peppo fue reacio a intervenir la Municipalidad de Villa Río Bermejito propuesta no sólo por la oposición sino también desde un sector del oficialismo.

Para él, había que apelar a todas las instancias “institucionales”, entendiendo que el municipio no estaba acéfalo pero, fundamentalmente, apostando a que Lorenzo Heffner lograría capear el temporal de imputaciones de la Justicia Federal.

Finalmente, la bola de nieve de corrupción no sólo alcanzó al intendente y a su exsecretario de Gobierno: José Hipperdinger, sino también a la esposa de éste, su cuñada: Rosana Giménez, presidente del Concejo Municipal, y su hijo Adrián Hipperdinger.

Con el panorama completo, y con la Legislatura a punto de votar la intervención, envió a sus adláteres a presentar un proyecto para reservarse la designación del interventor. Perdió, pero vetó parcialmente la ley y se quedó con la suya.

Ínterin, el Gobernador pasó de dilatar la intervención a designar un interventor antes de que la ley vuelva a la Cámara para tratar el veto. El apuro lo sorprendió en Buenos Aires, pero el ministro de Gobierno: Martín Nievas, corrió a tomarle juramento al exdiputado Rubén Guillón.

Las “desprolijidades” lo obligaron a bajar un cambio y aunque Guillón viajó a Villa Río Bermejito escoltado por funcionarios provinciales para tomar posesión del cargo, sólo llegó hasta la puerta, redactó un acta y se aguantó las ganas hasta la semana siguiente.

“Le agradezco a Dios haberme puesto en la mente el nombre de Rubén Guillón”, dijo recientemente. Y lo elogió: “Él además de diputado provincial fue presidente del Concejo de San Martín y estuvo a cargo de la intendencia. Tiene la firmeza para imponerse en las decisiones que toma y llevarlas adelante. Y eso ayudó muchísimo”.

Y siguió: “Ha hecho gestiones, está tomando medidas para generar trabajo con la construcción de ripio, veredas, viviendas, se propuso habilitar el matadero municipal, está reparando instituciones…”.

Para completar, Peppo evaluó: “La verdad es que estoy muy conforme con el modelo de gestión de Guillón, el “Negrito”, como le decimos con mucho cariño”.

Pero parece que el cariño del Gobernador va un poco más allá y le brillan los ojitos cuando piensa en la posibilidad de “prorrogar” la intervención alegando, además de la cuestión económica, como en Colonia Benítez, la necesidad de “continuidad” para poner las cosas en orden después de la crisis institucional.

Sin embargo, las malas lenguas aseguran que las elecciones deben ser “ahora o nunca”, adelantándose a la posibilidad de que al menos alguno de los candidatos del oficialismo aparezca un día de estos en la agenda del fiscal federal Patricio Sabadini, que investiga la causa Lavado 3 en la que la Justicia provincial, llamativamente, también está metiendo mano.

Comentarios

comentarios