El Gobierno prepara el traspaso del Puerto de Barranqueras a manos privadas

Flvial Atria, ex AUBL, le planteó al gobernador Domingo Peppo sus condiciones para invertir en el puerto. Habrá una licitación pública, “buscarán otra función” para Colono y los trabajadores “tendrán continuidad”.

852
El Gobierno pondera la actividad del puerto de Barranqueras que, verdaderamente, es muy discreta.

El gobernador Domingo Peppo se reunió con ejecutivos de la compañía Fluvial Atria, ex AUBL SA, interesados en un plan de desarrollo e inversiones para el puerto de Barranqueras.

En 2017 AUBL ya había adelantado la intención de invertir en el puerto 40 millones de dólares, lo que alentó las expectativas del Gobierno y de la administración portuaria.

En aquel momento, tras reunirse con Peppo y funcionarios del área, los empresarios se retiraron para desarrollar la propuesta. Y cinco meses después, con la compañía reformulada, regresaron, pero las cosas cambiaron.

“Ahora nos reunimos a analizar sus condiciones, exigencias y nuestras garantías, lo que seguramente desembocará en una licitación pública bajo la premisa que sea positivo para los productores y los servicios que genera este tipo de actividades conexas, que movilizan al sistema económico provincial”, dijo el Gobernador al cabo de la reunión.

Según informó el sitio oficial del Gobierno, “el objetivo es llegar, en un plazo razonable, a un millón de toneladas de granos al año, lo que tendrá un gran impacto regional con un efecto movilizador en la economía y en la logística”.

De acuerdo a cifras oficiales, el puerto operó en 2017 300 mil toneladas de granos, y el objetivo es alcanzar el millón, un objetivo que Fluvial Atria considera muy factible.

Después de escuchar las condiciones impuestas por la compañía para el desembarco en Barranqueras, Peppo dijo que esto “seguramente desembocará en una licitación pública”, dejando entrever que se trataría de una mera formalidad, ya que la convocatoria debe ser a medida de Fluvial Atria.

Uno de los planteos de los empresarios fue la necesidad de ampliar los límites de la zona portuaria, algo que considera que no sería un inconveniente, ya que el puerto tiene terrenos disponibles; algunos están usurpados pero serían desalojados en breve.

Finalmente el Gobernador se adelantó e intentó llevar tranquilidad a los trabajadores del puerto, y aseguró que “tendrán garantizada la continuidad de su trabajo” y que los nuevos administradores “buscarán darle otra función a la empresa Colono SA porque tienen un rol importante dentro de la logística”.

 

Comentarios

comentarios