Furia en Villa Prosperidad: quisieron linchar a un hombre acusado de abusar de una nena

El sujeto fue identificado por los vecinos y vulneraron la guardia policial para golpearlo. Después quemaron su casa. Hubo corridas, gases lacrimógenos y balas de goma.

2663
El hombre acusado de violación fue golpeado por los vecinos delante de los policías que fueron a detenerlo.

Una revuelta popular con episodios de mucha tensión y violencia tuvo lugar durante la tarde y la noche del jueves en Villa Prosperidad, en Resistencia, cuando los vecinos pretendieron linchar a un hombre acusado de abusar sexualmente de una nena de 6 años.

Todo comenzó cuando una vecina escuchó a la pequeña relatar que un hombre del mismo barrio la había violado. Éste fue rápidamente identificado como Santiago Vera, de 59 años, y tras la denuncia de la madre de la niña el fiscal Martín Bogado ordenó su detención.

El caso llegó a oídos de los vecinos que corrieron a la casa del presunto abusador, donde se toparon con la comisión policial que había ido a detenerlo.

Ahí se produjo una refriega en la que, exaltadas, varias personas doblegaron a los policías y se lanzaron sobre Vera para propinarle una feroz golpiza, causándole múltiples lesines, incluido traumatismo de cráneo.

Vera fue finalmente detenido y trasladad a la Comisaría Octava, en Nicolás Rojas Acosta y Alice Le Saige. Y la situación se agravó cuando la gente salió a la calle a exigir que “entreguen al violador para matarlo”, y algunos grupos intentaron tomar la comisaría para “sacarlo”.

Por su estado, el detenido fue trasladado a un centro asistencial. En principio se dijo que fue internado en el hospital Perrando, pero luego las autoridades policiales prefirieron no dar precisiones para evitar manifestaciones en ese lugar.

Para controlar la situación, acudieron a la Octava más de cien efectivos de otras unidades y del Cuerpo de Operaciones Especiales, y Bomberos. Hubo corridas y respondieron a la protesta lanzando gases lacrimógenos y disparando postas de goma.

Más tarde quemaron la vivienda del acusado y, por un momento, se temió que ocurriera lo mismo con la comisaría, por lo que se reforzó aún más la custodia y la vigilancia en toda la zona.

Un centenar de policías y una docena de móviles custodiaban la comisaría en Villa Prosperidad.

 

Comentarios

comentarios