Fracasó el retiro voluntario: el Ejecutivo pide otra prórroga por seis meses

El Gobernador pide extender una vez más el plazo porque “hay una gran cantidad de agentes públicos que quieren retirarse”. Su objetivo es recortar el 10 por ciento la planta oficial.

1519
El gobernador Domingo Peppo pretendía cerrar 2018 con 7 mil empleados públicos menos, pero la merma fue sólo de 85.

El 1 de agosto de 2018 la Legislatura sancionó la ley de retiro voluntario para trabajadores de la administración pública, impulsada por el Poder Ejecutivo, cuya vigencia se extendía hasta el pasado 31 de diciembre.

El gobernador Domingo Peppo pretendía con esto reducir un 10 por ciento la planta permanente de agentes públicos, pero el objetivo no se cumplió, y a fin de año requirió una prórroga por cuatro meses que fue aprobada y vence el próximo 30 de abril.

Evidentemente, la norma sigue lejos de surtir el efecto buscado, lo que llevó al Gobernador a pedir una nueva prórroga, esta vez por 180 días a contar desde el 1 de mayo, la que será abordada por Diputados este miércoles.

Al fundamentar la iniciativa, dice que “una gran cantidad de agentes públicos, por distintas razones particulares o por no reunir los requisitos establecidos en la normativa vigente quedaron excluidos”, y que una nueva prórroga favorecería a “la gran cantidad de agentes públicos que desean retirarse”.

“En el Chaco somos 1.300.000 personas y hay 110 mil que van por la teta del Estado”, calculó Peppo al plantear su meta de lograr el retiro voluntario de 7 mil agentes. Pero al finalizar el primer plazo de cuatro meses sólo se habían aprobado 85 solicitudes.

Tras el primer mes de prórroga, las solicitudes de retiro habían llegado a 800 y se esperaba que al final de abril fueran 1300. El número se incrementó sustancialmente, según el gobierno, por el interés genuino de los trabajadores, pero estos denuncian que el retiro “voluntario” pasó a ser “obligatorio” en algunos estamentos.

 

 

 

Comentarios

comentarios