El fantasma de la leche robada volvió para embolsar bolsines

407
El Gobierno pagó 454,70 pesos por cada uno de los 300 mil bolsines que cuestan 367,60 en Cheek, uno de sus proveedores predilectos.

Por Darío Zarco |

En 2019 despedimos a Peppo puteándolo por la compra de nada menos que 225 mil bolsines navideños para familias de escasos recursos. Nos pareció mucho.

A razón de familias de 4 integrantes, estábamos hablando de 900 mil beneficiarios. Ergo: 3 de cada 4 familias chaqueñas recibiría un bolsín por no poder comprarlo, lo que en el fondo es lo verdaderamente importante pero que a nadie importa.

Pero un año después su sucesor Jorge Capitanich licitó la compra de 300 mil bolsines por un monto de 136.410.000 pesos. Y tras cartón los Ministerios de Desarrollo Social y de Planificación y Economía, y la Secretaría de Municipios, firmaron un convenio con 30 intendentes para financiar la compra de 100 mil bolsines más en comercios locales.

Total: 400 mil bolsines.

La misma regla de 3 simple aplicada a Peppo nos da ahora 1,6 millones de personas, 400 mil más que los habitantes de la provincia. Resultado: un bolsín para cada familia y sobran 100 mil, o doble bolsín para un tercio de ellas.

En números redondos: si cada familia tuviera 3 integrantes, todas las familias de la provincia tendrían un bolsín. Entonces el 100 por ciento de los chaqueños seríamos, al decir del Gobierno, de “bajos recursos” o estaríamos “en estado de vulnerabilidad social y económica”, incluído el Gobernador, obvio, a quien también le correspondería un bolsín.

En casa somos 3, más 3 perros, una perra, una gata, y ningún bolsín. Es decir que al menos un pan dulce cayó a ese agujero negro que, licitación tras licitación, se convirtió en el principal beneficiario de la asistencia social en esta provincia.

“Un número importante de chaqueñas y chaqueños contarán con un Estado presente que despliega una batería de medidas para que las Fiestas puedan vivirse en paz y armonía”, dijo la ministra María Pía Chiacchio Cavana, según el sitio oficial del Gobierno. Ese “número importante” es, en promedio, el 133 por ciento de la población.

¿Quién embolsó los bolsines?

Políticamente hablando, embolsaron los politiquitos que posan en las redes sociales exprimiéndoles hasta la última gota de dignidad a los “titulares de derechos” jugando a la solidaridad con fondos públicos, por sí o a través del “tercer sector”, eufemismo para camuflar a organizaciones sociales y políticas de sus entenados.

Económicamente, el bolsín no era menor. Siempre hay sobreprecios (que según el botón derecho del mouse significa: “aumentos, adiciones, incrementos, creces, recargos…”), no hay excepciones. Esta vez el Gobierno pagó 454,70 pesos cada bolsín. Pero en las góndolas de Cheek, proveedor fija de las licitaciones grosas y muchas veces único oferente, se podía comprar los mismos pan dulce, budín, turrón, garrapiñada y jugo por 217 pesos, o 367,69 añadiendo la lata de cóctel de frutas que estaba en la lista pero faltó en los bolsines. Sintetizando: 26.103.000 pesos por debajo del presupuesto oficial.

Y, operativamente, no hay como el fantasma de las 220 toneladas de leche robada, con su mano inconmensurablemente larga, que no descansa. Capaz de embolsar cientos de miles de bolsines y distribuirlos a lo largo y ancho de la provincia, en un abrir y cerrar de licitaciones, sin que se note.

Comentarios

comentarios