España destituyó al gobierno, disolvió el Parlamento y llamó a elecciones en Cataluña

Tras la declaración de la independencia catalana, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, anuncia las medidas contra las autoridades catalanas en el Palacio de la Moncloa.

337
Mariano Rajoy anunció la dura intervención del Gobierno español tras la declaración de independencia de las autoridades catalanas.

En una dura reacción ante la independencia declarada en forma unilateral por Cataluña, el gobierno de España decidió destituir a todos las autoridades catalanas, disolver el Parlamento regional y convocar a elecciones para dentro de dos meses.

“Son los pasos para devolver la legitimidad democrática” a la región, y “evitar más daños”, enfatizó.

Y luego agregó que los independentistas llevaron a Cataluña “a un callejón sin salida”.

De esta manera, el presidente catalán, Carles Puidgemont, y los miembros del gobierno de esa región, fueron destituidos por el Consejo de Ministros del gobierno central. Sus cargos serán ocupados ahora por funcionarios nombrados por Madrid.

“He disuelto el Parlamento catalán, el próximo 21 de diciembre se celebrarán las elecciones”, afirmó.

Luego volvió a cargar contra los independentistas.

“Estamos viviendo hoy una jornada triste en la que la sinrazón se ha impuesto a la ley y ha derribado la democracia en Cataluña”, sostuvo Rajoy.

A su vez, justificó las medidas como un modo de responder al “secuestro inadmisible a la mayoría de los catalanes y el hurto de una parte de su territorio al conjunto de los españoles”

Finalmente, Rajoy insistió en que la intervención en Cataluña mediante el artículo 155 de la Constitución no busca suspender la autonomía de la región, sino restaurarla, y anunció por eso la convocatoria a elecciones: “Son las urnas, las de verdad, las que tienen ley, controles y garantías las que pueden sentar las bases de la convivencia”.

El mensaje de Rajoy se dio después de un día frenético marcado por la aprobación de la resolución independentista en el Parlamento catalán, punto cúlmine del desafío soberanista que mantiene a España en vilo desde hace semanas, y la casi inmediata aprobación de la intervención de la autonomía de la región en el Senado en Madrid.

Estados Unidos, Alemania y Francia no reconocen a la república catalana

“Lo que ha sucedido hoy en el Parlamento catalán es la prueba inequívoca de lo necesario que era que el Senado aprobara esta propuesta que le ha hecho el Gobierno”, comentó Rajoy en su primera intervención tras el terremoto político en Barcelona.

Clarín

 

 

Comentarios

comentarios