Escrachan a médico que equivocó el diagnóstico en el Perrando

5046

Walter Previale denunció públicamente, a través de su muro de Facebook, a un médico que habría incurrido en mala praxis y pudo haber causado un gravísimo daño a la salud de su hija, e incluso costarle la vida. Según contó, llevó a su hija adolescente al hospital Perrando, de Resistencia, aquejada de un fuerte dolor abdominal. Fueron atendidos por el doctor Juan Pablo Pellizzari, que interpretó el cuadro como un cólico renal, le recetó calmantes y antibióticos, y les solicitó el típico análisis de sangre. Después de eso, volvieron a su casa pero la jovencita estaba cada vez más dolorida, por lo que decidieron hacer otra consulta, esta vez en un sanatorio privado. Lo que le para el primer médico era un simple dolor de panza, para el segundo era una peritonitis que demandó una intervención quirúrgica de urgencia.

“No soy de hacer estos descargos, pero ya que corrió un riesgo importante la vida de mi Lola, lo voy a hacer. Y para que no le pase a otro: El domingo pasado acudimos al Gran Hospital J. C. Perrando con mi hija quejandose de fuertes dolores abdominales. Nos toco en suerte un doctor residente, en caracter de soberbio, altanero y con un aire de “la tengo re clara”, sin revisarla, nos dice: no tiene nada, igualmente, ante nuestra insistencia decide hacerle analisis y ecografia. Luego de ver los resultados llega a la conclusion de que puede ser infeccion urinaria. Le administra un calmante, me da una receta para comprar antibioticos y nos manda a la casa. Dos hora mas tarde, mi nena se doblaba de dolor. Decidimos ir a un sanatorio nomas, donde se le detecta apendicitis y 10 hs mas tarde deriva en una cirugia de urgencia, resultando ser Peritonitis. Es lamentable que esto suceda y se de varios casos. Espero que se pueda revertir esta situacion y que haya controles en los hospitales, ya que estan en juego nuestras vidas. Saludos. Pd: adjunto foto y datos del doctor, para que se cuiden”, relató el padre de la chica en la red social Facebook.

Después de descargar su bronca, dijo que sólo pretendía que otros padres tomaran los recaudos necesarios al llevar sus niños al médico. Pero su iniciativa desató una ola de críticas hacia el sistema de salud en general y hacia algunos médicos y servicios en particular, además de las recomendaciones para que formalizara la denuncia ante las autoridades de Salud Pública y hasta de la Justicia ordinaria.

Comentarios

comentarios