Enojada con su marido asesinó a puñaladas a su hija de 9 años

Angélica Gómez mató a su hija en una calle de Flores. Estaba bajo tratamiento psiquiátrico. En dos oportunidades había denunciado violencia de género. Su pareja y los vecinos dicen que era muy buena madre.

4369
Angélica Gómez fue atrapada a pocas cuadras del lugar del crimen. Al ver a los policías arrojó el cuchillo que aún llevaba en una mano.

El miércoles a la noche su papá y sus dos hermanos se quedaron en ese departamento de Flores y Sol, de 9 años, fue con su mamá: Angélica Gómez, a la panadería a comprar un alfajor para su hermano más chico, un brownie para el más grande y una dona para ella.

Pero en el camino su madre la asesinó a puñaladas. La mujer, enojada con su marido, planeaba en realidad irse de la casa con la nena, y ésta al descubrirlo intentó escapar pero Angélica la tomó de un brazo, la arrinconó entre dos autos estacionados en la calle, y le asestó un montón de puñaladas, incluidas varias en el cuello.

Las cámaras de seguridad muestran que Angélica, de 49 años, se acerca al lugar del crimen con la nena y luego vuelve a aparecer en las imágenes pero sola.​ Fue detenida en el cruce de las calles Yerbal y Condarco, muy cerca de las vías del tren Sarmiento.

El cuerpo de Sol, cubierto con un cartón, fue hallado por el dueño de uno de los autos, que avisó a la Policía. Las dos oficiales que acudieron de inmediato, rompieron en llanto y fueron auxiliadas en estado de shock: “Pensamos que la había agarrado el tren”, describieron.

Se supo que Angélica había preguntado a los vecinos la dirección de algún hotel familiar para alojarse con su hija.

Su pareja, Alfredo Martínez, dijo que era una buena madre pero que “estaba enferma”, en relación al tratamiento psiquiátrico que recibía desde hace seis años, tras el suicidio de su madre. Y admitió que habían mantenido una discusión por este tema.

Además, la mujer sufría una enfermedad que le disminuía la visión, y la pequeña tenía la misma patología.

 

Comentarios

comentarios