Encapuchados masacran a palazos a un hombre para robarle el celular en Las Breñas

Jorge Vega, vendedor ambulante, fue abordado por dos sujetos en moto que, sin mediar palabras, lo golpearon hasta dejarlo inconsciente, tirado en una zanja. Cree que dejaron de pegarle porque lo consideraron muerto.

1367
Jorge José Vega fue salvajemente agredido. Cree que lo abandonaron creyéndolo muerto | FM Real/Las Breñas Digital

Jorge José Vega tiene 41 años, se dedica a la venta ambulante, vive con su hija menor de edad y su madre. El último fin de semana fue abordado por dos sujetos que le propinaron una feroz golpiza cuando regresaba a su casa alrededor de las 4, a poco de pasar frente a un boliche ubicado en la avenida de Los Inmigrantes.

Jorge contó a FM Real y Las Breñas Digital, que regresaba en bicicleta por la calle Brown cuando dos desconocidos se aproximan desde atrás a bordo de una moto y lo derriban pegándole con un caño. De inmediato, sin darle la posibilidad de reincorporarse, comenzaron a patearlo.

Mientras lo golpeaban en todo el cuerpo y de todas las maneras posibles, le exigían que les entregara el dinero, el teléfono y todo lo que llevara encima. Cree que esta situación se extendió por unos diez minutos, aunque perdió la noción del tiempo.

En el piso, Jorge intentó defenderse como pudo. Le tomó el pie a uno de los agresores pero éste le pegó una feroz patada en la cara que le quebró la nariz. Mientras, el otro lo pateaba en la espalda y en la cabeza causándole también un traumatismo de cráneo.

Uno vestía un buzo con capucha mientras el otro se tenía la cara tapada con una especie de pañuelo, por lo que no alcanzó a verles el rostro. Sin embargo, él cree que lo conocen porque además de amenazarlo a él, también amenazaban a su madre.

Finalmente se fueron llevándose algo de dinero y un teléfono. “Creo que me dejaron de pegar cuando me creyeron muerto”, deduce. Después del ataque, él se desvaneció y cuando volvió en sí, estaba tendido en una zanja, en la intersección de las calles Brown y Brasil.

Como pudo, se levantó y regresó a su casa. Al ingresar le avisó de su regreso y poco después una vecina que lo había visto llegar ensangrentado y caminando con mucha dificultad, le avisó a su madre. Ésta fue a su habitación y lo encontró tendido en su cuarto, en medio de un charco de sangre.

De inmediato, con la ayuda de los vecinos lo trasladó al hospital de local, desde donde fue derivado al 4 de Junio, de Presidencia Roque Sáenz Peña, ya que la gravedad de las lesiones que presentaba demandaban atención de mayor complejidad.

Jorge radicó una denuncia en sede policial, pero aún no hubo avances en la investigación. Después de tan tremenda experiencia, dice tener miedo porque está convencido de que los tipos que lo atacaron lo conocen y conocer sus movimientos y los de su madre. “Creo que saben de artes marciales mixtas por la manera en que me atacaron y cómo utilizaban ese caño”, dedujo.

Nelly Peverengo, madre de Jorge, reclamo que la Policía encuentre rápidamente a los agresores, y advirtió: “Si la Policía no se mueve y no los encuentra, los voy a ir a buscar yo. No me importa jugarme la vida”, dijo.

Para ella, estas situación se dan porque la sociedad no reaccionar y acepta mansamente ser víctima de episodios de inseguridad de todo tipo. Y dijo estar convencida de que al menos uno de los atacantes de su hijo es menor. “Hacen lo que se les antoja porque no pueden ir presos”, lamentó.

 

Comentarios

comentarios