Encapuchado con pistola de juguete obligó a una parejita a tener sexo en un auto

Ocurrió en Las Breñas. Mientras seguían las órdenes impartidas a punta de pistola, lo redujeron a golpes. Le sacaron el pasamontañas y después lo reconocieron en los medios cuando apareció denunciando haber sido asaltado y masacrado a palazos.

1467
Dos versiones muy particulares dan vueltas en torno a un episodio ocurrido el último fin de semana en Las Breñas.

Una singular historia conmueve a Las Breñas, donde en unos pocos días se denunciaron varios episodios de violencia.

Ahora, una adolescente de 17 años contó que estaba con un muchacho en un auto, en una calle cortada donde se planea la construcción de la terminal de ómnibus dela ciudad, cuando de repente fueron sorprendidos por un hombre con el rostro cubierto por un pasamontañas que los encañonó con un arma de fuego.

De un salto, este sujeto ingresó al vehículo y, siempre a punta de pistola, los obligó a desnudarse y a poner sus prendas de vestir dentro de una bolsa plástica que él les ofrecía.

Ante la amenaza, no tuvieron alternativa y siguieren al pie de la letra lo indicado por el encapuchado. Y una vez desnudos, éste fue más allá en sus objetivos y les exigió que mantuvieran una relación sexual en ese mismo momento.

La vehemencia con la que este sujeto le impartía las órdenes, que además empuñaba una “picana”, les hizo temer no sólo por su integridad física sino incluso por su vida, por lo que prefirieron no contradecirlo y cumplir con su deseo.

En eso estaban cuando en un descuido del caprichoso atacante, el joven logró asestarle un golpe que lo desarmó, y éste, al ver que el panorama se había revertido y que ahora era la parejita la que controlaba la situación, decidió salir del auto y escapar.

Por un instante, los jóvenes pensaron en dejarlo ir, pero advirtieron que en la huída se llevaba la bolsa con su ropa, y decidieron perseguirlo hasta alcanzarlo. Éste se negó y comenzaron un forcejeo en el que volvieron a intercambiar golpes con el encapuchado hasta que recuperar la bolsa.

Con el hombre desarmado y tendido en el suelo, decidieron quitarle de un tirón el pasamontañas para poner fin al anonimato del voyeur. Una vez que vieron su rostro, volvieron al auto y mientras revivían lo ocurrido descubrieron que el arma usada para amenazarlos era de juguete.

Poco después, en estado de shock y hondamente compungida por el lamentable episodio que le tocó vivir, la chica regresó a su casa llorando, y preocupó a su hermano quien comenzó a indagarla sobre los motivos. Ella le contó lo ocurrido y todo quedó ahí.

Pero el caso dio un giro inesperado cuando vieron en los medios de comunicación, que Jorge Vega, de 41, había denunciado haber sido masacrado a palazos por dos jovencitos que lo abordaron cuando regresaba a su casa en la madrugada del lunes.

Vega dijo que lo derribaron de la bicicleta y lo golpearon para robarle su teléfono y los pocos pesos que llevaba encima. Poco después se despertó, prácticamente inconsciente, maltrecho, sin las fuerzas necesarias para salir de la zanja en la que lo habían tirado.

El hombre llegó a su casa. Una vecina alertó a su madre cuando lo vio tan desmejorado, y ésta lo encontró tendido en su cuarto, ensangrentado. De inmediato lo trasladaron al hospital de Las Breñas, desde donde fue derivado al 4 de Junio de Presidencia Roque Sáenz Peña por las graves lesiones que presentaba.

De acuerdo a la denuncia hecha por el hermano de la chica, ella no tiene dudas de que el encapuchado que los obligó a protagonizar una escena de sexo para su solaz, era Vega, pero negó que le hayan pegado tanto como se evidenciaba en las imágenes, sino que sólo forcejearon con él para recuperar su ropa.

La comisaria Mirta Clemantovich, contó al portal local lasbrenasdigital.com.ar, que las dos denuncias fueron asociadas en la misma investigación en la que ya se habían realizado varias diligencias y se había secuestrado algunos elementos de interés para la causa, entre ellos la capucha y el juguete, réplica de un arma de fuego.

 

Comentarios

comentarios