Eli Cuesta se ofendió y le puso los puntos a Cristaldo

1052
La presidente de la Legislatura avisó que no permitirá que se ponga en duda el resultado de las votaciones. "Cuiden sus expresiones", pidió.

La presidente de la Cámara de Diputados: Élida Cuesta, salió sable en ristre en defensa del personal legislativo: secretarios y taquígrafos, y de la transparencia en el recinto después de que la diputada Gladis Cristaldo dudara sobre el resultado de una votación.

La cuestión en juego era la aprobación de un proyecto impulsado por Claudia Panzardi para declarar de interés del segundo debate propiciado por la Legislatura sobre el proyecto de Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo que se realizará el jueves 2 y el viernes 3 de agosto.

Cristaldo, del bloque Concertación-Forja, se oponía al tratamiento alegando que una iniciativa suya a favor de la despenalización y legalización del aborto había sido cajoneado con el argumento de que “las opiniones están muy divididas”. “En este caso también las opiniones están divididas”, dijo al pretender infructuosamente que el de Panzardi corriera la misma suerte.

Daniel Trabalón, del Frente Grande, y Luis Obeid, del PRO, pidieron abstenerse, y Cristaldo hizo lo mismo al momento de votar. Finalmente, la resolución consiguió el OK con 19 votos. Al contar, uno de los legisladores creyó que su dispositivo electrónico no había sido efectivo, pero se resolvió. No obstante, Cristaldo aprovechó el pase y dijo a viva voz: “Yo tengo dudas sobre el resultado de la votación”.

“Bueno, para que no queden dudas, vamos a votar a mano alzada y vamos a contar uno por uno”, propuso Cuesta, notoriamente molesta, aunque con un dejo de ironía. Y una vez zanjada la cuestión, pasó factura.

“Tengamos un poco de cuidado con las manifestaciones que hacemos. Por favor les pido. Porque me siento ofendida con los cuestionamientos. Pueden estar de acuerdo o no con el proyecto, pero no pueden decir que la votación fue irregular. Hemos hecho los debates que se pidieron, hemos puesto una pantalla gigante en la Casa de las Culturas cuando se hizo el debate en el Congreso, que la pagó la Legislatura; fuimos abiertos y participativos; recibimos a las diputadas nacionales que están a favor de la despenalización. Así que me siento muy ofendida con las manifestaciones que se dijeron en este lugar”, chantó a todo el recinto.

Rápido, Cristaldo se puso el saco y aclaró: “En ningún momento quise poner en duda el manejo de la sesión, sólo tenía dudas, y ahora me quedó claro. No dudo de su manejo en el conteo de los votos”.

 

Comentarios

comentarios