El hijo de un juez completamente borracho atropelló y mató a dos chicas del Ejército

Ocurrió el sábado en la ruta 40. El joven de 20 años había tomado casi el doble de alcohol de lo permitido. Las víctimas eran voluntarias del Ejército.

2933
Luciano Luchino, borracho, cruzó de carril y mató a dos soldados voluntarias.

 

 

Eran las 6 de la mañana y dos amigas viajaban en moto por la ruta nacional 40, cerca del ingreso a Junín de los Andes. De repente, una camioneta que venía de frente se cruzó de carril y no les dio tiempo a nada: las atropelló y las mató. Ayer se supo que su conductor manejaba alcoholizado, con 0.90 gramos de alcohol en sangre, casi el doble del límite permitido para manejar. El ahora investigado por doble homicidio culposo es Luciano Luchino, hijo de un juez civil de Primera Instancia de esa ciudad neuquina.

El accidente ocurrió el sábado pasado. Luchino manejaba una Ford EcoSport. En el kilómetro 2248 de la ruta nacional 40 cambió de carril violando la doble banda amarilla y atropelló a Karina Catalán de 25 años y Tatiana Millapi Melo, de 23. Ambas trabajaban como soldados voluntarias en el Ejército Argentino y se desempeñaban en la guarnición militar de San Martín de los Andes haciendo tareas administrativas.

La moto en la que viajaban quedó enganchada debajo de la camioneta y fue arrastrada unos 150 metros por el pavimento. Las jóvenes murieron en el acto y sus cuerpos quedaron mutilados producto del fuerte impacto. La camioneta, luego de hacer un trompo, terminó en una zanja del carril contrario.​

Tras el accidente, el conductor, de 20 años, se bajó del auto por sus propios medios, con lesiones menores. Fue trasladado a un hospital de la zona donde permaneció internado con custodia policial hasta el martes. A pesar de no tener grandes heridas físicas, presentaba una fuerte crisis emocional. ​

El lunes, antes de abandonar el hospital, Luciano envió una carta a las familias de las víctimas para manifestarles su “pedido de perdón”. En ella habla del dolor que siente y que lo acompañará toda la vida; sobre la “tragedia” que desencadenó sin querer que pasara. Una de las últimas frases condensa el sentido de la carta: “Yo sé que estarán muy enojados conmigo, pero vengo a ofrecerles reconciliación, a contarles que yo nunca quise esto, por Dios no, y tratar de ayudar en lo que pueda para mitigar ese enojo, ese lamento y ese dolor”. Estaba previsto que ayer se realizara la formulación de cargos en contra de Luciano, que será imputado por doble homicidio culposo. Sin embargo, se postergó para el lunes 21.

Antes de cumplir los 28 años, Karina y Tatiana debían elegir entre irse a Buenos Aires para seguir la carrera militar o abandonar el Ejército, ya que ese es el límite de edad para los soldados voluntarios. Sus familiares y amigos ayer no quisieron hablar, pero varios de ellos compartieron su dolor a través de Facebook. Un amigo de Karina posteó varias fotos y se despidió de ella con palabras que tal vez varios esten repitiendo: “Te vamos a extrañar querida amiga, un ángel se fue al cielo”.

Tatiana Millapi Melo tenía 23 años, y Karina Catalán tenía 25 años fueron asesinadas por un conductor alcoholizado.
Tatiana Millapi Melo tenía 23 años, y Karina Catalán tenía 25 años fueron asesinadas por un conductor alcoholizado.

Comentarios

comentarios