Efraín y su abuelo, y una emoción que conmovió a todo el país

El niño, abanderado de una escuela rural chaqueña, terminó la primaria con enorme sacrificio. La emoción embargó a él y a su abuelo. La foto junto al director Hugo Baricheval, inundó las redes sociales.

524

La foto de Efraín y su abuelo llorando de emoción desconsoladamente el último día de clases, al terminar la primaria en la Escuela 239, de Pampa Chica, en jurisdicción de Pampa del Indio, se tornó viral y movilizó a todo el país.

La conmovedora imagen y todas las del evento que circulan a través de las redes sociales y llegaron a los medios, fueron tomadas por las docentes y publicadas con la ayuda de sus amigos, entre ellos el periodista Silvio Reyes, que desempeña buena parte de sus actividades en El Impenetrable.

Efraín fue abanderado y completó sus estudios con mucho sacrificio, personal y de su familia, caminando todos los días kilómetros para llegar a la escuela. “Ahora quizás tenga que caminar más, porque empieza la secundaria, el sacrificio de querer aprender, el valor de querer ser alguien en la vida. El abuelo, que en esa mochila en su espalda debe tener un par de tortaparrillas para la vuelta… Esa es la Argentina que muchos queremos, la de la lucha, el sacrificio real, no del circo”, escribió Silvio en las redes sociales.

Y describió a un actor fundamental de la escena, Hugo Barichaval: “Maestro, amigo, hermano, papá, consejeros de muchos que pasaron por la 239”, más el recuerdo de sus exalumnos que recuerdan que les enseñó a cepillarse los dientes y a usar el inodoro.

Hugo fue entrevistado por varios medios nacionales, donde contó que aunque todos estemos hablando de la foto de Efraín, de “este Efraín”, hay muchos Efraínes con historias muy duras, que todos los días hacen un sacrificio enorme para salir adelante. Y pidió ayuda para los niños y las escuelas, para todas.

“Necesitamos de todo”, dijo, e hizo especial hincapié en bicicletas para alentar a los chicos a ir a clases porque la distancia que deben recorrer en el monte para llegar a la escuela es una de las causas de la deserción. Contó que Efraín ya recibió la suya.

El docente ofreció, a instancias de los periodistas, su número de teléfono para quienes deseen colaborar: 03725-15507853. “Cuando estoy en la escuela, generalmente no tengo señal”, avisó al contar otra de las vicisitudes con las que tiene que lidiar permanentemente. De todos modos, prometió contestar todos los mensajes que reciba.

 

Comentarios

comentarios