Echezarreta se aferra a los fueros y le declara la guerra a la Legislatura y a Niremperger

Denunció a la Cámara por seguir con el desafuero solicitado por la juez federal. Dijo que el pedido de Niremperger es “infundado y confuso”. Mientras, también avanza el juicio político.

1451
El ministro Echezarreta considera "infundado" el pedido de desafuero de la juez Zunilda Niremperger.

El ministro de Infraestructura y Servicios Públicos: Fabián Echezarreta, sobre el que pesar un pedido de desafuero y orden de detención en la causa Lavado 1, libradas por la juez federal Zunilda Niremperger, ahora denunció a la Cámara de Diputados por “desobediencia judicial”.

Tras la presentación de la Justicia Federal, la Legislatura inició en la Comisión de Asuntos Legislativos el proceso de desafuero del ministro, y ésta le concedió la posibilidad de presentarse voluntariamente que él había solicitado con extrema urgencia para hacer su descargo.

Sin embargo, acudió a la juez Eloísa Barreto para impedir el proceso, alegando que no estaba claro si correspondía ser sometido a desafuero o si, como ministro, cabía el juicio político que podría terminar en su destitución.

Barreto consintió su planteo con una “precautelar” hasta tano él presentara la documentación requerida para el amparo requerido. Mientras, ordenó a la Legislatura abstenerse de someter al ministro a proceso de desafuero alguno.

Pero inmediatamente el juez Julián Flores anuló la precautelar de Barreto y la conminó a no inmiscuirse en trámites legislativos que no son de su incumbencia, señalando especialmente que interrumpir el proceso de desafuero llevaba a la Cámara a incumplir con el requerimiento de la Justicia Federal.

No obstante, Barreto siguió adelante y le ordenó a la Legislatura remitirle en el término de 48 horas todo lo actuado en el caso hasta el momento.

Sin embargo, la Comisión siguió adelante con el proceso y corrió vista al ministro y lo emplazó a presentar su descargo, para lo que habilitó el plazo de cinco días impuesto por la Constitución. Pero en vez de presentarse personalmente, el funcionario remitió un escrito.

Para completar la saga, Echezarreta denunció este jueves a la Cámara de Diputados de la Provincia, en general, y a la Comisión de Asuntos Constitucionales, en particular, por “desobediencia judicial”, remarcando el incumplimiento de la orden de la juez Barreto.

El ministro dijo que “esta franca violación de una sentencia judicial” lo priva de las garantías, y reclama que la magistrada intime a la Legislatura a acatar la orden de suspender el proceso en su contra, librada por ella misma.

Paralelamente al proceso de desafuero objetado por el ministro Echezarreta, la Legislatura dio tratamiento a la denuncia y pedido de juicio político y destitución presentado por el coordinador del Centro de Estudios Nelson Mandela: Rolando Núñez, que decidió constituirse en denunciante para zanjar el obstáculo que significaba la falta de una denuncia formal para habilitar el juicio político.

Esto aún no fue objetado por Echezarreta, pero en su presentación ante el presidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales: Gustavo Corradi, calificó de “infundado y confuso” el pedido de desafuero presentado por la juez Zunilda Niremperger.

Echezarreta está imputado por lavado de dinero agravado por habitualidad, por ser miembro de una banda; negociaciones incompatibles con la función pública; asociación ilícita; enriquecimiento ilícito; fraude en perjuicio de la administración pública e incumplimiento de deberes de funcionario público”.

Al contrario de la decisión adoptada con otros funcionarios que fueron separados del cargo y luego despedidos apenas imputados por la Justicia, el gobernador Domingo Peppo dejó de lado su voluntad de “colaborar con la investigación”, lo ratificó en el cargo y dijo confiar plenamente en su inocencia.

 

 

 

Comentarios

comentarios