Echezarreta llamó torpe al fiscal Sabadini y lo acusó de desestabilizar al Gobierno

El ministro de Infraestructura dijo que no está en sus planes renunciar como lo hicieron otros funcionarios imputados en la misma causa. Y atacó al fiscal: “No se entiende a qué apunta con este accionar desmedido”.

2186
"No es mi caso. No pienso renunciar", dijo el ministro Echezarreta cuando la prensa comparó su situación con otros funcionarios involucrados en la misma causa.

El ministro de Infraestructura y Servicios Públicos de la Provincia: Fabián Echezarreta, se presentó la mañana de este lunes ante la jueza federal Zunilda Niremperger, que el viernes rechazó su detención pedida por el fiscal Patricio Sabadini, aunque ordenó un allanamiento al Ministerio ese mismo día y otro el domingo, en el marco de la causa Lavado 1, que investiga el desvío de fondos públicos y el enriquecimiento de varios funcionarios, varios de los cuales ya están presos.

“Vine a ponerme a derecho”, dijo el funcionario que no sólo expresó su sorpresa por el pedido de detención sino por todas las sospechas del fiscal y los allanamientos a la Casa de Gobierno, principalmente el domingo, cuando él y sus colaboradores se encontraban reunidos.

Echezarreta dio que el viernes se enteró por los medios de la imputación y el pedido de detención firmados por el fiscal, cuando se encontraba reunido con los ministros de Obras Públicas de doce provincias, organizando una gira de diez días por Canadá ésta y la próxima semana para gestionar financiamiento para obras entre ellas “siete obras de infraestructura estratégicas para el Chaco” que “por el accionar de Sabadini” debió suspender.

Por esto, dijo haber llamado al gobernador Domingo Peppo y cancelado el viaje. Y tras gestionar la devolución de los pasajes regresó a la provincia.

Apenas arribado, el sábado, dijo haber convocado al gabinete del Ministerio para el domingo con el propósito de reprogramar su agenda pero, fundamentalmente, para que le informaran “qué se habían llevado en el allanamiento del viernes”.

Y en eso estaban cuando irrumpió Gendarmería Nacional con una orden de allanamiento impartida por la juez Zunilda Niremperger pedida por Sabadini que tomó conocimiento que el ministro y gente de su confianza se habían dado cita en la Casa de Gobierno y temía la destrucción de pruebas.

Para Echezarreta, las acusaciones en su contra son “absolutamente falsas” y aseguró que toda su gestión en el gabinete del Gobernador es “totalmente transparente”.

“Todo lo que quiere demostrar Sabadini es falso”, sentenció, y negó que haya empresas constructoras privilegiadas en la adjudicación de obras en la provincia. “Hay más de cien empresas proveedoras y todas trabajan. Y entre ellas está Servicios Paraná”, dijo al negar que ésta “cobre y no haga las obras como dice Sabadini”.

Y en el mismo sentido, admitió conocer a los empresarios y a las empresas porque siempre se interioriza sobre sus posibilidades técnicas y financieras antes de contratarlas, principalmente en el caso de “las empresas nuevas, que se crearon recientemente, en los últimos dos años”.

El ministro describió como “un accionar totalmente desmedido” la investigación del fiscal federal, y detalló: “Han revisado toda la documentación, han sustraído las computadoras, nuestros celulares y allanaron nuestros autos”, dijo, y adelantó que hará “las presentaciones judiciales que sean necesarias para que estos elementos: “Se han robado, perdón: sacado, las quince computadoras tanto de mi oficina como de las subsecretarías y de las direcciones”.

“Quieren hacer creer que vamos a eliminar las pruebas pero esto es falso y ha quedado demostrado”, dijo, y acusó a Sabadini: “Estas intervenciones desmedidas están generando una crisis institucional. A esta altura ya no sabemos qué pensar, qué está buscando este fiscal”.

“Es lamentable en qué posición está dejando el fiscal Sabadini al Chaco. Todos los ministros de Obras Públicas y los funcionarios con los que me encuentro en Buenos Aires están asombrados por el accionar torpe de este fiscal”, contó.

Ante la imputación y su pedido de detención, que aunque fue denegado, pero reiterado por el fiscal Sabadini, Echezarreta dijo que no está en sus planes renunciar, y cuando los periodistas le recordaron que otros funcionarios fueron “suspendidos” por el Gobernador hasta renunciar días después, él dijo tajante: “Ese no es mi caso. No tengo razones para renunciar”. Y confió en que goza de la confianza de Peppo y que llegado el momento será ratificado.

 

 

Comentarios

comentarios