Dudosa accesibilidad en Resistencia: ¿rampa o montaña rusa?

650
Una rampa desafía a los más osados escaladores en la esquina de Lavalle y Ameri, en Resistencia.

La Municipalidad de Resistencia invirtió recientemente en obras para hermosear la calle Güemes construyendo rampas donde ya hay, y cosas así, haciendo especial hincapié en la accesibilidad y en la necesidad de destruir las barreras arquitectónicas.

Mientras, una rampa en la esquina de la avenida Lavalle y Ameri, inaugurada con la obra de pavimento hace algunos meses, sigue generando adrenalina en los más osados escaladores que se atreven a desafiarla.

Lo que se pretendía que fuera un elemento de accesibilidad, amigable para personas en sillas de ruedas o con dificultades motrices, terminó siendo prácticamente una montaña rusa.

Como decía Tusam: Puede fallar. Y falló la calculadora a la hora de determinar la pendiente admisible que según los manuales no debe superar el 10 por ciento en tramos de hasta 3 metros, el 8 cuando la rampa no supere los 6 metros, y del 6 por ciento a partir de ahí.

Según la regla, en este caso la pendiente debió rondar los 15 centímetros, pero supera los 100.

Para treparla se necesita una silla doble tracción, y el cálculo de la aceleración al final del descenso se lo dejamos a Newton.

Skaters, de parabienes.

Comentarios

comentarios