Dirigente aborigen justicialista denuncia el completo abandono de Fortín Belgrano

Lorenzo Matorras dijo que no tienen médico, los caminos son intransitables, tienen poca agua y luz, no hay señal telefónica y los vecinos tienen que pagar la nafta de la ambulancia. Dice que el pueblo quedó perdido en El Impenetrable.

479
Lorenzo Matorras, en "La mañana de la Norte", dijo que las 130 familias de su pueblo están olvidadas.

 

El dirigente wichí Lorenzo Matorras, excandidato a concejal de Fortín Belgrano por el Frente Chaco Merece Más, denunciar públicamente el abandono que está sufriendo su comunidad de parte de Salud Pública, y en otros tantos aspectos fundamentales para la vida en El Impenetrable.  Para hacer esta denuncia, viajó desde Fortín Belgrano, ubicado exactamente en el vértice limítrofe con Salta y Formosa, 380 kilómetros hasta Juan José Castelli.

Lorenzo dijo que desde octubre de 2015 el puesto sanitario de Fortín Belgrano no recibe la visita de ningún médico y la salud de los habitantes está librada a su suerte y para recibir atención deben trasladarse hasta el hospital de El Sauzalito. Pero aunque tomaran la decisión y emprendieran el viaje, el cometido no es sencillo, ya que no cuentan con el combustible necesario para el traslado.

El puesto cuenta con una ambulancia que fue donada por la Federación de Trabajadores Municipales que lidera Jacinto Amaro Sampayo, del STM de Resistencia. Pero nunca consiguieron los recursos necesarios para el mantenimiento del vehículo, como el recambio de cubiertas. Y, además, Salud sólo les reconoce 10 litros de combustible cada 100 kilómetros. Según contó Lorenzo Matorras, cada vez que hay que trasladar un paciente, se ven obligados a hacer una colecta entre los vecinos para cargar nafta.

Para dar otro ejemplo del abandono, el dirigente dijo que cada vez que reciben la visita del director de la zona sanitaria, Jorge Belzor Miño, “lleva 20 jeringas”.

Pero la salud no es el único aspecto descuidado. Lorenzo pidió que Vialidad Provincial repare el camino, al menos los 100 kilómetros hasta El Sauzalito, para que viajar hasta ahí en procura de atención médica no sea una odisea. También habló de la falta de agua, ya que la planta potabilizadora que depende de la Administración Provincial del Agua es atendida por dos operarios que ya no quieren trabajar porque cobran sólo mil pesos por mes. Además, sólo cuentan con energía eléctrica unas cuantas horas al día porque apagan los generadores para ahorrar combustible. Y para completar, el servicio de telefonía celular no funciona, y para captar señal y enviar un mensaje de texto hay que izar el teléfono en el asta del mástil de la escuela.

Colaboración: Javier Insaurralde

Comentarios

comentarios