Dilma Rousseff salió a bancar a Lula da Silva

La presidenta brasileña saludó a su antecesor en su domicilio. Afuera, unos 300 manifestantes coreaban cantos a favor del dirigente, imputado en un caso de corrupción.

531
La Presidenta y su antecesor salieron a saludar a sus simpatizantes que alentaban desde la calle.

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff , visitó en su residencia al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, un día después de que fuera llevado por la fuerza a declarar a una comisaría en el marco de la mayor investigación por corrupción en la historia del país: el caso Petrolao.

La jefa de Estado llegó a primera hora de la tarde al domicilio de Lula, donde fue recibida por unos 300 simpatizantes que se congregaron en las puertas del edificio, situado en el municipio de San Bernardo de Campo, en el área metropolitana de San Pablo.

Los seguidores del gobernante Partido de los Trabajadores (PT), al que pertenece Rousseff y del que Lula es uno de los fundadores, acompañaron a la presidenta entre gritos de “No habrá golpe”, en referencia a la posible apertura de un juicio político en el Congreso y que podría costarle el cargo a la jefa de Estado.

Al final de la visita, la Presidenta, Lula y su esposa, Marisa Leticia, se asomaron al balcón para saludar a sus partidarios que coreaban “Lula, guerrero del pueblo brasileño”, con banderas y camisetas rojas.

Comentarios

comentarios