Un día después del caos que rompió la cuarentena los bancos están desiertos

238
Las enteidades bancarias en las que ayer se apiñaban miles de personas para cobrar, hoy están desiertas.

El viernes 3 de abril el Gobierno nacional liberó los pagos de jubilaciones, pensiones, AUH y otros beneficios sociales, en los mismos lugares a la misma hora y todo terminó en un escenario dramático: miles de personas hacinadas formando colas de cientos de metros en las puertas de los bancos en plena cuarentena por la pandemia de Covid-19.

El Centro Único de Pagos del Nuevo Banco del Chaco, en la calle Juan B. Justo en Resistencia, al momento de apertura de las puertas ya había reunidas 2.500 personas, según reportó la Policía del Chaco. Y el número fue creciendo durante toda la mañana.

El caos, con colas que daban 3 y hasta 4 vueltas a la manzana, significó la ruptura de la cuarentena que comenzó el 16 de marzo, y afectó principalmente a los mayores de 65 años, considerados uno de los grupos de mayor riesgo.

El escenario se repitió en todo el país, y hubo alertas sobre las consecuencias de la aglomeración de semejante número de personas en un espacio tan reducido contradiciendo todos los protocolos impuestos para intentar frenar la pandemia.

A esto se agregó hoy el pago a jubilados provinciales, lo que obligó a segmentar el cronograma en turnos a lo largo de varios días. Además, ayer se tomó la decisión de abrir los bancos este sábado 4 y el domingo 5 y podría ocurrir lo mismo el jueves y el viernes de Semana Santa.

Un día después del desastre, los bancos en Resistencia están prácticamente desiertos, con colas de pocas personas o directamente sin colas.

El tránsito frente al Centro Único de Pagos que ayer estaba habilitado para todo tipo de vehículos, hoy está cortado por un vallado y en la calle se instalaron cientos de sillas que no resultaron necesarias. Personal policial, de Salud y Desarrollo Social montaron un operativo conjunto que incluye hasta el rociado de las manos con alcohol a quienes asistan a la línea de caja o a los cajeros electrónicos.

Comentarios

comentarios