Un detenido y varias fugas en los controles de alcoholemia

Salvo algunos excepcionales episodios, la madrugada del domingo transcurrió con “normalidad”, a pesar de lo que ocurre habitualmente en noches de altas temperaturas y mucha actividad.

717
Los inspectores requirieron a los gritos la colaboración de los policías y guardias comunitarios cuando advirtieron la maniobra.

El área de Tránsito de la Municipalidad de Resistencia, con el apoyo de la Guardia Comunitaria y la Policía, cumplieron este fin de semana con la habitual serie de controles de alcoholemia en diversos puntos de la capital.

Los puestos, instalados en zonas próximas a locales bailables, tuvieron madrugadas relativamente tranquilas, a pesar de la intensa actividad nocturna que se pudo advertir y la euforia propia de fin de año con despedidas y múltiples eventos.

En el amanecer de este domingo, uno de los episodios más trascendentes fue la detención del conductor de un Honda Civic que se resistió a ser sometido al test de alcoholemia y, al parecer, tras confirmarse el resultado positivo, intentó darse a la fuga cuando ya se aprontaba la grúa para trasladarlo al corralón.

El hombre, que circulaba junto a su esposa y dos niños pequeños, fue arrestado por efectivos de la Comisaría Segunda por “entorpecer el operativo”. Mientras él era trasladado en un patrullero, su familia siguió viaje a pie.

Como ya es costumbre, muchos motociclistas sortearon a toda velocidad el control, y un importante número de automovilistas retrocedió peligrosamente para volver y virar en la esquina anterior y así evitar la requisitoria de los inspectores.

 

Comentarios

comentarios