Derrotado: Capitanich echará funcionarios a pedido de los piqueteros

1045
El gobernador intenta recuperarse de la derrota electoral con cambios vn el gabinete.

Tras la derrota sufrida por su Frente Todos Chaco en las primarias del último domingo, el gobernador Jorge Capitanich reunió su gabinete y funcionarios de las primeras líneas para analizar el resultado negativo, las causas del mismo y las posibilidades de revertir la situación para las elecciones del 14 de noviembre.

Al reconocer la derrota electoral y admitir que la performance de su lista estuvo muy lejos de cubrir las expectativas, había apuntado a las restricciones impuestas en la pandemia y a los piquetes como abono para el “descontento” de vastos sectores de la sociedad que se manifestó en las urnas.

“Escuchamos el mensaje: la ciudadanía pide cambios”, dijo, y se comprometió a responder inmediatamente, siempre pensando en términos electorales.

Ahora, tras la reunión del lunes, se consolida uno de los más viejos corrillos: la remoción del ministro de Gobierno y Trabajo: Juan Manuel Chapo, encargado de la relación con los movimientos y organizaciones sociales.

Con presupuesto y decisión política, no pudo evitar las protestas de todos los días en las calles. Por las buenas, firmó convenios con un gran número de cooperativas, y, por las malas, creó la frustrada Subsecretaría de Prevención y Abordaje Territorial, a la medida del sargento Gustavo Olivello, que pretendía desbaratar las protestas pero terminó incrementándolas.

La ministra de Desarrollo Social: María Pía Chiacchio Cavana también está en capilla. Ni las decenas de miles de tarjetas Alimentar, ni los más de 100 mil módulos alimentarios mensuales, ni los becas ni el programa Renta Mínima, pudo saciar la demanda de los movimientos sociales.

Si bien el objetivo de Capitanich es contentar a la “clase media urbana adversa electoralmente” a la que fustigó en el cierre de campaña por negarle el voto, los cambios se dan a pedido de los propios movimientos piqueteros.

Más allá del “incentivo” y cuáles sean finalmente los cambios, llama la atención lo tardía de la decisión de Capitanich, que ya en mayo de 2020 admitió que su gabinete no estaba a la altura de las circunstancias.

En aquel momento apeló a la creación de la Unidad Oficina del Gobernador, y puso al frente a Raúl Codutti. Su misión era controlar a todos los ministros y secretarios, con facultar para reformular y abortar planes y gestiones. Pero tampoco resultó.

Comentarios

comentarios