Es muy dañino para el país la oferta a los fondos buitres

452

Para expresar opinión respecto de la oferta que el gobierno de Macri hace a los fondos buitres, que se presentó al Congreso junto con la solicitud de levantar las leyes que traban cualquier pago, como así también con un pedido de endeudamiento a futuro, es bueno recordar que los fondos a los que se les quiere abonar se dedican a la usura, a la especulación internacional, a costa de los países que lo permiten.

En el caso de la Argentina, dichos fondos compraron bonos nuestros en default a precio vil (menos del 30% de su valor nominal) y luego se negaron a entrar en el canje del 2005 y del 2010, aun cuando ya ahí hubieran conseguido significativa ganancia. No lo hicieron porque sabían que la justicia norteamericana -donde los países son obligados a sustanciar estos juicios por sus deudas externas- garantizaría su negocio.

No se equivocaban evidentemente. Para empezar, el juez Griesa emitió un insólito fallo a su favor, por la interpretación que hizo del “pari passu”, beneficiando al 7% que no había entrado al canje y no al 93% que si lo había hecho. Luego la Corte Suprema de los EEUU dejó, al no tomar el caso, firme la sentencia. Ahora el gobierno de Macri acepta pagarles cifras insólitas.

Insólitas sí. Partiendo de una supuesta inversión inicial del 30% del valor nominal, que probablemente haya sido menor, los rendimientos para los tres principales fondos son astronómicos: 3.183% para Bracebridge; 1.308% para NML; y 846% para Aurelius. Las tasas de interés anual que estarían cobrando por su inversión serían de 19,28% para NML; 16,16%, para Aurelius; y 26,21% para Bracebridge. Todo en dólares, por supuesto.

Ya habían tenido estos fondos especulativos un indicio que así sería, cuando el gobierno de Cristina dio -más allá del relato- indicios transparentes de que les pagaría fortunas. Kicillof empezó ese camino pagando el 100% de lo reclamado en el CIADI, a Repsol todo lo que esta empresa demandaba y al Club de París el 100% de la deuda, incluyendo intereses y punitorios. Luego de estos primeros tres pasos, cuando se aprestaba el kirchnerismo a hacer el mismo acuerdo que el gobierno actual con los buitres, la Corte Suprema norteamericana dijo que la negociación no sería con ellos sino con su sucesores. Allí pasaron Cristina, Kicillof y compañía a presentarse como los abanderados de la dignidad nacional frente al poder financiero, bla, bla, bla.

Volviendo a la actual negociación y a lo que ofrece el gobierno a los fondos usureros, que describimos más arriba, digamos que: de la misma manera que nos opusimos al pago que quiso hacer Cristina al Club de París, de la totalidad de esa deuda fraudulenta, en el 2008; que criticamos la reapertura del canje en el 2010 sosteniendo que los buitres no negociarían; que cuestionamos lo que hizo Kicillof de pagar al CIADI, a Repsol y al Club de París en el 2014 todo lo que estos exigían, no estamos de acuerdo ahora con esta oferta de Macri. Que significa ponerse una vez mas de rodillas ante los especuladores.

Ya muchas veces los gobiernos de derecha que tuvimos en los últimos 40 años, militares y civiles, vinieron con el argumento de que había que pagar deuda fraudulenta y usuraria y endeudarse más, porque si no se derrumbaba el país. La realidad enseñó luego que el país se derrumbó sobre las cabezas de las mayorías menos pudientes, en el 2001, justamente por endeudarnos a tasas astronómicas, con condiciones leoninas de usura y luego pagar, pagar y pagar. Todo a costa del ahorro nacional, de la producción y de los ingresos de la clase media, de los trabajadores, los jubilados y los pobres, que fueron a parar a los grandes bancos internacionales.

No será Libres del Sur quién avale el regreso a esa vieja historia, con los engañosos argumentos de siempre.

Comentarios

comentarios