Cupo trans: tras el avance en Resistencia reflotan el proyecto para toda la provincia

El Concejo capitalino aprobó la ordenanza propuesta por Nancy Sotelo para garantizar un cupo laboral del 1% para travestis, transexuales y transgéneros. La Legislatura tiene pendiente el debate de un proyecto de Daniel Trabalón para que el Estado provincial adopte la misma medida.

315

El Concejo Municipal de Resistencia, en su sesión del último martes, convirtió en ordenanza un proyecto de Nancy Sotelo, del Movimiento Libres del Sur, que instituye el denominado “cupo trans”, que impone a la Municipalidad a que al menos el 1 por ciento de las incorporaciones a su plantilla de personal corresponda a travestis, transexuales, transgéneros.

“Nuestro proyecto original fijaba un 5 por ciento de los puestos de trabajo, pero aunque se haya bajado al 1 por ciento es un avance muy significativo para personas que aún hoy son discriminadas por su identidad de género, vestimenta, modo de hablar o modales”, dijo Nancy tras la sanción de su iniciativa.

“La identidad de género está mucho más estigmatizada que la orientación sexual y obliga a muchas personas a enfrentar la falta de oportunidades en todos los aspectos de la vida. No todos tenían una conciencia clara de lo que significaba el problema, pero hicieron el esfuerzo de informarse para llegar a la mejor determinación”, dijo sobre el debate que requirió la propuesta para alcanzar el consenso necesario.

Ahora, la concejal espera que el intendente Jorge Capitanich haga su parte para que la ordenanza sea puesta en vigor tan rápido como sea posible.

Ahora la Provincia

Este paso dado por el Concejo de la capital, reabre el debate sobre el tema en la Cámara de Diputados de la Provincia en torno a un proyecto similar, presentado el 23 de junio de 2014 por el legislador Daniel Trabalón, del Frente Grande.

Al igual que la norma sancionada por el Concejo de Resistencia, el proyecto de Trabalón fija un piso del 1 por ciento de los puestos vacantes para la incorporación de travestis, transexuales y transgéneros. También en este caso el objetivo es eliminar la discriminación y abogar por la inserción a la vida laboral, política, económica, social y cultural a estas personas.

En el caso de la ley, se impone que los tres Poderes del Estado y todos los organismos públicos y entes autárquicos y descentralizados, incorporen el cupo trans, bajo apercibimiento de considerar a sus responsables incursos en incumplimiento de los deberes de funcionario público y mal desempeño.

Además del ámbito estrictamente estatal, el cupo deberá incorporarse con el mismo sentido, en las empresas que presten algún servicio al Estado o aquellas en las que el Estado delegue algunas de sus actividades. Esto tendrá que especificarse en los contratos de adjudicación y concesión y se vigilará su cumplimiento.

Proyecto de ley N° 2579/14

Artículo 1°: La Provincia del Chaco promueve la inserción y la participación en la vida social, económica, política y cultural de personas travestis, transexuales y transgénero. Con ese fin se promueve su contratación y empleo en organismos públicos y/o privados, procurando superar las desigualdades sociales existentes en ese sentido.

Artículo 2°: Las personas que accederán a los derechos de la presente ley son aquellas que hayan procedido a la rectificación registral de su sexo, nombre e imagen, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 3º de la Ley Nacional 26.743 de “Identidad de Género”.

Artículo 3°: A los efectos de interpretación de la presente ley y cualquier otra norma relacionada, siempre que no se indique lo contrario, se entenderá por:

  1. a) identidad de género a la vivencia interna e individual del género según la percibe cada persona, en coincidencia o no con el asignado en el nacimiento.
  2. b) expresión de género a la exteriorización de la identidad de género mediante el lenguaje, la apariencia, el comportamiento, la vestimenta, las características corporales, el nombre, etc.
  3. c) persona trans a quien se autopercibe y/o expresa con un género distinto al sexo genital que le fue legal y/o convencionalmente asignado al momento del nacimiento, o bien un género no encuadrado en la clasificación masculino/femenino; en particular, se incluye a las personas identificadas como travestis, transgéneros y transexuales.
  4. d) mujer/niña trans a toda persona que habiendo sido convencionalmente asignada al sexo genital masculino al momento de su nacimiento, posee una identidad de género autopercibida como femenina.
  5. e) hombre/varón/niño trans a toda persona que habiendo sido convencionalmente asignada al sexo genital femenino al momento de su nacimiento, posee una identidad de género autopercibida como masculina.
  6. f) discriminación por razones de identidad y/o expresión de género todo discurso que sugiera, deslice o insinúe cualquier insulto o estigmatización basados en la identidad y/o expresión de género de las personas, o cualquier distinción que con ese pretexto tenga por objeto o por resultado impedir, obstruir, restringir, o menoscabar el ejercicio igualitario de sus derechos y garantías reconocidos en las leyes, los tratados internacionales de derechos humanos y en la Constitución Nacional.

Artículo 4°: El Estado provincial, sus organismos descentralizados o autárquicos, los entes públicos no estatales y las empresas del Estado Provincial, están obligados a integrar personas travestis, transexuales y transgénero, que reúnan condiciones de idoneidad para el cargo, en proporción no inferior al uno por ciento (1%) de la totalidad del personal por cada ente.

En todo contrato de concesión de servicios, de transferencia de actividades del Estado al sector privado, o de renovación y/o modificación de los vigentes se deberán establecer cláusulas que dispongan el cumplimiento y modalidad de control de aplicación de la presente Ley.

El porcentaje determinado en este artículo será de cumplimiento obligatorio para el personal de planta efectiva, para los/as contratados/as cualquiera sea la modalidad de contratación y para todas aquellas situaciones en que hubiere tercerización de servicios.

Artículo 5°: Los organismos mencionados en el artículo 4º estarán obligados, en cada concurso y contratación, a considerar prioritariamente a personas travestis, transexuales y transgénero hasta cubrir el cupo mínimo establecido en dicho artículo. El incumplimiento total o parcial de la presente ley constituirá, una falta grave o mal desempeño en sus funciones para la persona responsable de aplicarla. En caso de incumplimiento de la presente ley por parte de las empresas concesionarias, el Poder Ejecutivo, a través de su reglamentación, establecerá las sanciones que corresponda aplicar.

Artículo 6°: Las personas travestis, transexuales y transgénero que se desempeñen en el Estado gozarán de los mismos derechos y estarán sujetas/os a las mismas obligaciones que la legislación aplicable prevé para los agentes de la Administración Pública Provincial.

Artículo 7°: Se prevé la creación de un sistema único de registro laboral. Para facilitar el objeto de esta Ley se ordena la formación de un Sistema Único de Registro Laboral (SURL) que tendrá como función la de llevar adelante un registro de las personas aspirantes a obtener un empleo en las jurisdicciones indicadas en el artículo 4º.

El SURL registrará, como mínimo, de las personas aspirantes sus:

  1. Datos personales;
  2. Antecedentes educativos y laborales.

Los datos del SURL son confidenciales y sólo podrán tener acceso a la base de datos el área de Recursos Humanos de las jurisdicciones del Art. 2º.

La modalidad de la inscripción y sus formas quedarán a cargo de la reglamentación.

Artículo 8°: Los empleadores privados que contraten a personas travestis, transexuales y transgénero tendrán derecho al cómputo de una bonificación del 10% (diez por ciento), por cada persona contratada, en el Impuesto a los Ingresos Brutos durante un año contado a partir de la fecha de contratación.

Artículo 9°: El Estado provincial reconoce el derecho de las personas trans a trabajar, en igualdad de condiciones con las demás personas. Ello incluye el derecho a tener la oportunidad de ganarse la vida mediante un trabajo digno. Se promoverá el ejercicio del derecho al trabajo, también para las personas que atraviesen un proceso de construcción de su autopercepción de género durante el empleo, adoptando las acciones que resulten necesarias a estos fines.

Artículo 10°: La autoridad de aplicación para la presente Ley será la

Ministerio de Industria, Empleo y Trabajo de la Provincia del Chaco cuyas funciones son:

  1. a) Fomentar la firma de convenios para la realización de pasantías en el sector público y privado de personas transexuales, travestis, y transgénero.
  2. b) Elaborar programas de concientización social que tengan como fin remarcar la importancia de la inserción laboral equitativa e igualitaria de todos los habitantes de la Provincia.
  3. c) Crear centros de capacitación y orientación vocacional para personas transexuales, travestis y transgénero. Los cursos emitidos en los mismos tendrán validez como antecedentes para los concursos y contrataciones en la Administración Pública Provincial.
  4. d) Realizar campañas sobre el respeto a la diversidad sexual en los distintos sectores del mundo del trabajo.
  5. e) Vigilar y asegurar la no discriminación laboral a las personas transexuales, travestis y transgéneros.

Artículo 11°: En el plazo de 3 (tres) años contados a partir de la promulgación de la presente Ley, los organismos mencionados en el artículo 4º están obligados a realizar los concursos pertinentes de acuerdo a lo establecido en los artículos precedentes.

Artículo 12°: Durante el plazo de 4 (cuatro) años a partir de la promulgación de la presente Ley el Consejo Provincial de Mecenazgo creado por el artículo 13 de la Ley 5459 incorporará un integrante adicional por las disciplinas artísticas y culturales, el que será propuesto por las organizaciones de la sociedad civil del Chaco que agrupan personas travestis, transexuales y transgéneros.

Artículo 13°: El Poder Ejecutivo reglamentará la presente Ley dentro del término de noventa (90) días, contados a partir de su promulgación.

Artículo 14°: Invítese a los municipios a adherir a la presente ley.

Artículo 15°: De forma.

Fundamentos

Consideramos necesario el logro del pleno desarrollo de la comunidad trans, que sigue siendo marginada en la actualidad por la razón fundamental de carecer de oportunidades materiales de inserción en el plano laboral. Sabemos que el trabajo constituye una herramienta fundamental de inclusión social, por lo que entendemos que la presente iniciativa resulta indispensable para hacer plenamente efectivos los derechos consagrados por la Ley Nacional Nº 26.743 “De Identidad de Género”, afianzando con ello los derechos humanos fundamentales reconocidos tanto en nuestra CN, como en el plexo normativo contenido en los tratados internacionales que forman parte de la misma.

Al respecto, nos parece indispensable reproducir los fundamentos dados por Diputada DIP. NAZABAL KARINA MARIA VERONICA para el Proyecto D 2198/12-13 para la inserción laboral de personas travestis, transexuales y transgénero en la administración pública de la Provincia de Buenos Aires: “La población travesti, transexual y transgénero  de la argentina se encuentra entre una de las poblaciones más vulneradas históricamente del país. La realidad de esta población está atravesada por un contexto de persecución, exclusión y marginación, teniendo grandes dificultades para el acceso a la igualdad de oportunidades y de trato.  La mayoría de ellas y ellos vive en extrema pobreza, privadas/os de los  derechos económicos, políticos, sociales y culturales.  Siendo expulsadas/os desde niñas/os de sus hogares y del ámbito escolar, quedando como única alternativa de subsistencia el ejercicio de la prostitución.

Los resabios  de la oscura etapa de la dictadura cayeron con crueldad sobre este colectivo a través de la creación de figuras jurídicas que criminalizaban la diversidad de las identidades de género; modelo que incluso  continuó durante la democracia. Ser travesti transexual y transgénero en la provincia, hasta hace apenas un año estar condenada/o a distintas prácticas de persecución sistemática, represión, discriminación y exclusión social.

Otro dispositivo de exclusión y discriminación social y cultural que opera contra este colectivo, es el prejuicio social. La expulsión de los circuitos laborales también es moneda corriente para  las minorías por identidad de género. Esto es analizado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) como “un desperdicio de talentos, con efectos negativos para la productividad y el crecimiento económico. La discriminación genera desigualdades socioeconómicas que perjudican la cohesión social y la solidaridad, y que dificultan la disminución de la pobreza”.

A pesar de las condiciones en las que se desarrollaron  sus vidas, este colectivo ha dado muestras de perseverancia, y a través de su intervención y compromiso político, ha producido significativos cambios aportando a nuevos conceptos, marcos jurídicos y construcción de políticas sociales.

La República Argentina, en estos últimos años ha dado muestras que las políticas de diversidad sexual, también son políticas de Estado al aprobar en el parlamento la Ley  26.743 de Derecho a la Identidad de Género.

El Estado se empieza a hacer cargo de brindar oportunidad de trabajo a este colectivo; de acuerdo a lo garantizado en el  artículo 75, inciso 22, de la CONSTITUCION NACIONAL, las Leyes N° 22.520 (t.o. por Decreto N° 428/92) y sus modificatorias, N° 24.013 y sus modificatorias y N° 26.618, se han incorporado al ordenamiento jurídico un conjunto de tratados, declaraciones y convenciones internacionales de rango constitucional, que consagran la erradicación de toda forma de discriminación fundada en motivos de sexo.

La totalidad de la normativa internacional citada promueve el mayor nivel de integración e inclusión en el pleno goce de los derechos como ciudadanos de todas las personas con independencia de la orientación sexual elegida.

Entendemos que gran parte de este colectivo se encuentra en estado de vulnerabilidad por muchos hechos de discriminación. Aún persisten prácticas sociales sostenidas en prejuicios a la hora de pensar en la incorporación de integrantes de este colectivo en diferentes ámbitos del mercado laboral.

Así, a pesar de contar con una nueva Ley, gracias a la que se otorga el DNI y el reconocimiento de un conjunto de derechos, esta población continúa siendo afectada por tener una imagen social que no se ajusta a criterios heteronormativos hegemónicos, y que además es asociada con la prostitución o el trabajo sexual.

Razonamos que es función del Estado impulsar la superación de obstáculos como éste, de orden social y económico, que limitan y hasta cercenan la igualdad y la libertad de los individuos, impidiendo el libre desarrollo de la persona humana y la efectiva participación de todos en la vida política, económica y social de la comunidad. Es en este sentido que creemos que el Estado provincial debe promover, alentar a través de acciones concretas, la contratación de personas transexuales, transgénero y travestis, tanto en el sector público como en el privado, que garantice la igualdad de oportunidades y ante la ley, y que sea superadora de prejuicios discriminatorios que fragmenten y vayan en contra de la cohesión social.

Queda claro que la transexualidad no comporta incapacidad de ninguna clase para el ejercicio de cualquier profesión u oficio. Ni la experiencia ni la actividad laboral, ni el nivel de formación van vinculados al género. La discriminación laboral vulnera el derecho de estas personas al libre desarrollo de su personalidad. Es indudable que no existe ofensa mayor para una mujer u hombre trans que ser despedido/a del trabajo por su orientación o identidad sexual, impidiendo y cercenando con ello su derecho al desarrollo humano y profesional.

Las normas que regulan el trabajo recogen en general la prohibición de discriminar por razón de orientación o identidad sexual.

El objetivo fundamental de la presente iniciativa es favorecer la inserción laboral y cultural de la comunidad trans en actividades alternativas a los tradicionales empleos marginales e informales, a los que han debido adaptarse como consecuencia de la fuerte discriminación de las que históricamente han sido víctimas. Pretendemos con esto crear herramientas sociales para el desarrollo de aptitudes en el trabajo, sensibilizar, tanto a la población en general como a los particulares, empresarios, en cuanto a la situación actual de las personas trans, sus reales potenciales y la capacidad de las que gozan para ejercer cualquier tipo de empleo para el que se las requiera. Debemos resaltar que somos iguales independientemente de nuestra identidad sexual e identidad de género.

Teniendo en cuenta los fundamentos vertidos es que solicitamos a las legisladoras y los legisladores de esta Honorable Cámara, que me acompañen esta iniciativa.

 

Comentarios

comentarios