Cuento del tío: depositó 9.500 pesos para que le entregaran una Amarok

Un quitilipense cayó inocentemente en la trampa de un mensaje de texto que le aseguraba haberse hecho acreedor de una camioneta 0km. Le exigieron dinero para los papeles y el flete.

676
Un simple mensaje de texto alcanzó para estafar a un hombre con un falso premio.

 

Un vecino de la ciudad de Quitilipi fue presa de un engaño clásicamente denominado “cuento del tío”. Es muy común recibir mensajes de texto de números “privados” o simplemente desconocidos en los que se nos informa que hemos tenido la suerte de hacernos acreedores a diferentes premios, todos ellos importantes, pero muy pocas veces se supo de alguien que los haya tomado en serio.

Desde viajes hasta automóviles 0km, uno puede ganar hasta lo más impensado. Eso fue lo que le pasó a este hombre que recibió un mensaje en el que le informaban que había ganado una camioneta Volkswagen Amarok y que el trámite para que le adjudicaran efectivamente el vehículo era muy sencillo.

El primer paso requerido en la notificación era la recarga de 500 pesos de crédito en un teléfono celular determinado. Cumplido esto, comenzaban las gestiones para cumplimentar la documentación, lo que requería del depósito de unos 4 mil pesos. Deseoso de hacerse de la camioneta, viajó hasta la sede del Banco de la Nación en Presidencia Roque, donde cumplió ese requisito.

Poco después su interlocutor le informó que su documentación había sido aprobada y que el último paso era el flete del vehículo hasta Quitilipi, lo que demandaría otro gasto: 5 mil pesos.

Hasta ahí, el afortunado adjudicatario de la 4×4 había cumplido al pie de la letra todas las exigencias, pero lo sorprendió otra llamada: el gerente de la Afip le informaba que debía tributar por el flamante bien la suma de 22 mil pesos, caso contrario este monto le sería debitado de su sueldo. Pero como no contaba con ese dinero, el presunto funcionario le aplicó una sustancial quita fijando el monto definitivo en 12 mil pesos.

Recién cuando se vio imposibilitado de afrontar las exigencias comenzó a sospechar y finalmente advirtió que había caído incautamente en un vil engaño. Hasta ahí, había perdido 9.500 pesos.

El hombre radicó la denuncia ante la comisaría local y espera que la investigación arroje algún resultado satisfactorio. El cometido no parece sencillo, aunque no pierde la esperanza de dar con los delincuentes y recuperar su dinero después de ver defraudada su ilusión de hacerse de una Amarok.

 

Comentarios

comentarios