Cristóbal López se entregó a la Justicia

El juez Julián Ercolini ordenó la captura del empresario y de su socio Fabián De Sousa, que ya había sido detenido ayer. También procesó al exjefe de la Afip del gobierno de Cristina Fernández: Ricardo Echegaray.

238
Cristóbal López negoció su entrega a cambio de no ser expuesto esposado.

Después de horas de incertidumbre, el empresario Cristóbal López se entregó a la Justicia. Se presentó con dos abogados en el edificio Centinela de la Gendarmería Nacional, en Retiro. Ayer por la tarde, el juez Julián Ercolini procesó con prisión preventiva y ordenó la detención de López y Fabián De Sousa en el marco de una causa que investiga una millonaria evasión en el pago al fisco de un impuesto a la transferencia de los combustibles, entre 2013 y 2015.

También procesó, aunque sin prisión preventiva, al ex titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos: Ricardo Echegaray. Los tres fueron embargados por más de 17.042 millones de pesos cada uno dado que se considera a Echegaray, como el autor; y a López y De Sousa, como “partícipes necesarios” del delito de defraudación por administración fraudulenta.

Pasadas las 16, arrestaron a De Sousa en su departamento de Puerto Madero, y fue alojado en el Edificio Centinela, en la Unidad Especial de Procedimientos Judiciales, donde ahora también se encuentra López.

Las detenciones de los empresarios del Grupo Indalo fueron ordenadas por haber violado deliberadamente las medidas cautelares impuestas por la Justicia. De hecho, Ercolini acusó a ambos de haber vendido acciones del Grupo Indalo a sabiendas de que no podían hacerlo porque pesaba sobre ellos y sus empresas una “inhibición general de bienes”. Según el juez, el accionar de ambos “se dirigió a obstruir la labor de la Justicia”.

Tal como relató el juez, la última inhibición dispuesta en la causa era del 4 de octubre pasado. Sin embargo, el 25 de octubre López y De Sousa le pidieron que se levantara esa medida para vender acciones de empresas a otro “grupo inversor con reconocida experiencia” porque “se encontraba en peligro la continuidad de los negocios de todo el grupo”.

Si bien el juzgado determinó que no se autorizara el levantamiento, la semana pasada, López y De Sousa informaron en este expediente que el 20 de octubre habían vendido sus acciones. “Ellos mismos manifestaron haber vendido sus tenencias, cuando les estaba vedado, con anterioridad a haber solicitado autorización para ello”, relató Ercolini.

 

Comentarios

comentarios