Crisis institucional por el caso Fontana: renunció la cúpula de la Policía del Chaco

415
La cúpula de la Policía del Chaco renunció, enfrentada con el gobernador Capitanich por la situación de los policías sumariados en Fontana.

El jefe de la Policía del Chaco: Fernando Romero, el subjefe: Ángel Domínguez, y la directora general del Ceac: Mariela Aguirre, presentaron su renuncia al cargo ante la decisión del gobernador Jorge Capitanich de impedir la vuelta al servicio a los policías procesados por un operativo ilegal en Fontana.

Romero, que firmó la Resolución 1494/20 asignándole tareas administrativas a los efectivos en cuestión, dijo que no coincide con esta determinación del Poder Ejecutivo, ya que el Reglamento Policial obliga al personal con procesos judiciales o sumarios administrativos a prestar servicio y sólo les asigna “pasiva por delito” en caso de detención.

Esto, además, dijo que está enmarcado en el nuevo Código Penal. “Pareciera que para cualquier ciudadano se aplican ciertas normas y para los policías otras”, dijo e comisario, y graficó que “hay más de 900 empleados en la misma situación y deberíamos darle pasiva a todos, lo que desmantelaría a la Policía”.

El oficial subayudante Cristian Eduardo Foschiatti, el sargento Cristian Omar Benítez, el cabo Cristian Ariel Flores y el agente Orlando Sergio Cabrera, de la Comisaría Tercera de Fontana habían sido detenidos por el procedimiento del 31 de mayo pero la semana pasada recuperaron la libertad, y el jefe de la fuerza había adelantado que volverían a sus funciones.

Esto generó la reacción de la Secretaría de Derechos Humanos, constituída en querellante en la causa por instrucciones de Capitanich, a apelar la liberación y reclamar que sigan apartados del cargo.

Comentarios

comentarios