Crimen en Konga: la Municipalidad se lava las manos y dice que el boliche estaba clausurado

Funcionarios de la Municipalidad de Resistencia aseguran que el boliche estaba cerrado desde septiembre y sólo abrió el sábado de manera clandestina y para un evento privado. Pero la verdad es que nunca cerró.

1675

El lunes aproximadamente a las 5.30, Mauro Esmay, de 23 años, recibió un balazo que le atravesó la cabeza en el bolique Konga, en la avenida Moreno 850, en Resistencia. Cayó agonizante en la vereda, entre motos estacionadas y curiosos. Fue auxiliado a los pocos minutos y murió a las 17 en el hospital Perrando.

Los dueños del local negaron su responsabilidad y dijeron que el local estaba abierto para una fiesta privada. Sin embargo el evento fue promocionado en las redes sociales y se vendían entradas al público: Mujeres gratis y hombres 50 pesos hasta las 1.30. Además se ofrecían dos botellas de Frizze por 100 pesos.

La noche del domingo y la madrugada del lunes actuaron además Lluvia&La Banda y Los Kapos, dos de los más reconocidos grupos de cumbia chaqueña. Estos y otros tantos grupos, principalmente Lluvia, actúan todos los fines de semana: viernes, sábado y domingo, en Konga, en el mismo local del crimen.

Tras la muerte de Mauro Esmay, la Municipalidad de Resistencia a través de su secretario de Gobierno: Sebastián Lifton, y el subsecretario de Gobierno: Gustavo Cicik, informó que el boliche no había sido habilitado y que en varias oportunidades fue sancionado justamente por falta de habilitación.

Según la Municipalidad, estaba clausurado desde septiembre pasado. Sin embargo, las cuentas del mismo boliche y sus promotores, están plagados de publicidades de los eventos que se realizaban todos los fines de semana y de fotografías y videos tomados en su interior durante las fiestas siempre públicas y con música en vivo.

Los funcionarios aseguran que el último fin de semana Konga no tuvo actividad ni el viernes ni el sábado, lo que juran que fue corroborado por pertinentes inspecciones. Pero que el domingo abrió sus puertas a pesar de la clausura. Sin embargo, según se aprecia en las publicaciones de Facebook, para los habitués y los dueños de Konga, fue “un finde normal”.

 

Comentarios

comentarios