Crédito CAF: Capitanich nuevamente miente y malinforma a los vecinos

408

Por Leandro Zdero |

Durante los últimos días hemos visto cómo el intendente Jorge Capitanich volvió a usar su tradicional método de difamación y uso sistemático de la mentira para confundir a los vecinos e intentar sacar rédito político.

En lo que respecta al tema del crédito que la Corporación Andina de Fomento (CAF) habría aprobado para el Municipio de Resistencia, debemos señalar que la postura de Capitanich es equivocada, tendenciosa y, como ya es habitual en él, pretende correr el eje de la discusión para disimular errores que le son propios, usando el mismo recurso que siempre usó: la mentira a los vecinos de la ciudad.

Revisando la Ley de Presupuesto Nacional para el año 2016, el Tesoro Nacional estaba en condiciones de otorgar avales necesarios para que nuestra Provincia acceda a créditos por U$S 30 millones, sin aclarar en el texto legal con qué organismo de crédito deberían tramitarse la operaciones. Pero lo que sí estaba específicamente detallado es que el Gobierno de la Provincia del Chaco estaba avalado para avanzar en la toma de créditos para el “Programa de Desarrollo Urbano de la Ciudad de Resistencia”.

Para ello, el Poder Ejecutivo Provincial debió haber definido los procedimientos para darle destino a esos fondos, con qué organismo se ejecutaría, y en especial el detalle de las obras a realizarse. Por lo visto, nada de eso no ha sucedido.

No podrá decirse que el Gobierno de la Provincia desconocía la cuestión. Recientemente el gobernador Peppo, en reunión con el director de la Corporación Andina de Fomento, aseguró que continuaría las gestiones ante el Gobierno Nacional para que priorice el desembolso de fondos, incluidos los que podrían ser destinados a obras de pavimento urbano para Resistencia, por un monto de 30 millones de dólares. El Gobernador fue claro en su mensaje: “Vamos a continuar trabajando con el Gobierno Nacional, en la posibilidad de encontrar rápida utilización de los recursos por la importancia que tienen las obras para la provincia”.

¿Podrá Capitanich explicarnos qué gestiones, qué proyectos y qué documentos ha suscripto para que el Gobierno provincial concrete los actos administrativos para que ese aval dado por el Gobierno Nacional se traduzca en la efectiva percepción de los fondos?

Lamentablemente, esa pregunta tiene una respuesta obvia: no se ha avanzado en nada, solo en las reclamaciones públicas contra la gestión de Gobierno nacional. Con ello, Capitanich quiere ocultar lo que está a la vista de todos: las diferencias con el Gobierno provincial por cuestiones de la interna partidaria.

Es del ABC de la gestión administrativa de recursos públicos que este crédito, al tratarse de una operación de crédito público para el Estado  provincial, debe contar con la autorización de la Cámara de  Diputados, la cual debería tomar conocimiento e intervenir en el tema para fijar los detalles fundamentales de la operación crediticia, como son el plazo de amortización, los intereses, las garantías, el mecanismo de desembolsos, la capacidad de endeudamiento, las características de las obras a ejecutarse, entre otras cosas.

Nadie se opone a la realización de obras básicas para Resistencia y el Chaco, lo que se exige es claridad y transparencia tanto en la obtención de los recursos como en su aplicación.

Cuestiones de vedetismo no deben dejar al Chaco sin las obras necesarias. Hay que priorizar el interés de los chaqueños, debe haber dialogo y trabajo en equipo entre  los autoridades  nacionales y provinciales.  El trabajo en equipo es el que mejores resultados da.

Se ha superado la época de discriminación política que era el método del anterior gobierno, del cual, no olvidemos, el actual intendente fue parte y cumplió un rol fundamental.

La gestión de Aida Ayala no recibió nunca ningún apoyo del gobierno kirchnerista, e incluso fue agredida en actos institucionales y la obligaron a retirarse de los mismos. A pesar de ello, y gracias a una gestión responsable, hemos logrado realizar la mayor transformación de Resistencia en su historia.

Ese modo de hacer política debe ser superado, y en ese camino estamos. Prueba de ello es que en el mes de julio de 2016, la CAF aprobó créditos para nuestro país por US$ 619 millones, de los cuales, se pactaron US$ 70 millones para obras de agua potable en Chaco, Formosa y Salta. También se aprobó la segunda etapa de un programa por US$ 40 millones para el desarrollo de sistemas de riego en localidades áridas de Chaco y Catamarca, lo que demuestra que se puede gobernar para todos, sin distinciones ni posturas egoístas.

Vemos en las noticias, semanas tras semanas, las periódicas visitas de funcionarios nacionales, desde ministros a secretarios de Estado, bajando al terreno, llegando a municipios sin hacer diferencias del color político. Las reuniones del presidente Macri con los intendentes en Tecnópolis, sus visitas a nuestra provincia e inclusive, la habitual presencia de ministros de su gabinete en la Casa de Gobierno provincial con el gobernador Peppo, son pruebas contundentes de que la forma arcaica de hacer política del modelo “K” se ha superado y nuevos tiempos y nuevas formas son las que hoy prevalecen, en base al dialogo y como meta el interés común.

Comentarios

comentarios