Corrupción en Bermejito: el coquismo quiere que sea Peppo quien designe el interventor

Diputados que responden al intendente de Resistencia también piden la intervención pero extienden ésta al Concejo Municipal. Ya hay tres iniciativas para echar a Lorenzo Heffner, acusado por lavado. 

2555
El proyecto que lleva la firma del jefe del bloque del PJ: Hugo Ságer, propone que sea el Gobernador quien designe al interventor de la Intendencia y el Concejo de Bermejito.

El escándalo de corrupción desatado en Villa Río Bermejito en el marco de la causa Lavado 3, que investiga el destino de los fondos nacionales que llegaron a la provincia para la construcción de viviendas sociales, mereció tres proyectos de intervención.  

Esta causa tiene como principales imputados al intendente Lorenzo Heffner, y a su exsecretario de Gobierno: José Hipperdinger, y a la presidente del Concejo Municipal: Roxana Giménez, cuñada de Heffner y esposa de Hipperdinger, y a los tres hijos de éste. 

Por un lado, el interbloque Cambiemos y un grupo de siete diputados asociados al gustavismo presentaron sendos proyectos de intervención del Poder Ejecutivo Municipal por el término de 90 días, con la condición de llamar a elecciones dentro de los primeros 60.  

Y el tercer proyecto, que cerró la jornada, tiene la firma de Lilián Alonso, Juan José Bergia, Gladis Cristaldo, Claudia Panzardi, Juan Manuel Pedrini, Hugo Sager, Liliana Spoljaric y Héctor Vega, la mayoría de ellos estrechamente ligados al intendente de Resistencia: Jorge Capitanich. 

Las tres iniciativas se fundamentan en el artículo 203 de la Constitución provincial, referido a la “subversión del régimen municipal” y la necesidad de restablecer el orden. Pero mientras los dos primeros plantean sólo la intervención de la Intendencia, el tercero impulsa también la intervención del Concejo Municipal. 

Y hay otra diferencia más que sustancial: mientras la oposición y el gustavismo proponen que sea la Legislatura quien designe al comisionado interventor, el coquismo le cede la potestad al gobernador Domingo Peppo. 

Esta última idea suena como un contrasentido si se toma en cuenta que el gobernador también está alcanzado por la causa Lavado 3, ya que el fiscal federal Patricio Sabadini le atribuye la presunta comisión de los delitos precedentes que habrían sido cometidos entre 2011 y 2015, cuando él se desempeñó como presidente del Instituto Provincial de Desarrollo Urbano y Vivienda. 

Comentarios

comentarios