Corregido, primero ordená tu casa y luego la de los demás

797
Gustavo Corregido.

Este que dice ser defensor del Pueblo, ya llega al extremo de sacarnos de las casillas. Los municipales no vamos a permitirle que haga lo que le antoje, y no hablamos porque sí nomas sino que las pruebas están a la vista.

Este angaú defensor, con una regla mide lo que pasa en Resistencia y con otra regla lo que pasa en el interior; como prueba: el intento de echar, de dejar sin pan y sin techo a más de 700 familias de municipales en Resistencia, exigiendo un concurso de ingreso que no es necesario, pero quiere que se reincorporen en Du Graty 20 que fueron ingresadas en un operativo retirada durante el mes de diciembre de 2015. .

Un tipo que no solo no tiene códigos, ni ética y menos moral, deja de lado las leyes de la Nación, de la provincia, etc., y dicta las propias en su feudo (la Defensoría del Pueblo), la que intenta manejar a pura resoluciones, como en la triste época de gobiernos de facto; otorga beneficios a sus allegados y algunas amigas muy íntimas, maltrata verbal y sicológicamente a los empleados que cumplen funciones allí, amenazando y concretando persecuciones laborales con el afán de someterlos a seguir sus caprichosos lineamientos, pero ya algunos están tomando cartas en el asunto las autoridades competentes tras las denuncias formuladas sobre todo por haber violado sistemáticamente leyes y decretos que regulan la carrera administrativa.

Otro caso para tener en cuenta es la actitud asumida ante la epidemia de tuberculosis y muertes por desnutrición de niños de comunidades aborígenes, en la que el defensor Corregido permanentemente ha exculpado al Gobierno provincial de toda responsabilidad, aparte se ha convertido en un militante pago, mediático e ineficaz para solucionar cuestiones del pueblo. Pero este pueblo no es tonto, sino vean lo sucedido en Juan José Castelli, cuando tuvo que salir corriendo como la rata que es, cuando la gente le hizo saber sus pensamientos, sentir el “calor” y casi lo linchan.

Seguir mostrando los lados oscuros de este camaleón, mediocre político, ya serían mucho más graves, asociándolo con la justicia penal. Como dice el refrán, para muestra basta un botón.

Que defensor del pueblo que tenemos, no puede mostrar su propia casa como ejemplo, y pretende inculcar normas o controlar las casas ajenas.

Así que no nos quieran mojar la oreja a los municipales, estamos dispuestos a convertirnos en esas hormigas negras. Vamos a combatir con todas nuestras fuerzas y las armas que la democracia nos brinda para oponernos al intento de reelección de este nefasto personaje al frente de esta institución; ya estuvo 4 inútiles años, ¿es necesario 4 años más?

Darío Sardi

Walter Pedraza

Comentarios

comentarios