César Jaquet, un recolector de residuos que devolvió una billetera llena

1983
El intendente Capitanich, comandando un recolector. Seguramente habrá un reconocimiento oficial para el operario que cobró notoriedad por su honestidad.

César Jaquet, un operario municipal del área de recolección de residuos, la semana pasada encontró, en medio de su jornada laboral, una billetera con más de dos mil pesos en una calle de Villa Fabiana.

César no advirtió nadie a la vista ni testigos de su hallazgo. Para cualquiera, sería una oportunidad imperdible para hacerse de unos pesos. Pero él, además del dinero, se percató de los documentos contenidos en la billetera para tratar de localizar al dueño.

Todo hacía suponer que el dueño del dinero era un joven vecino de la cuadra. Pero no halló a quien preguntarle. Intentar devolver la billetera y no tener a quién, parecía una revancha de la tentación, al fin y al cabo él ya había demostrado su buena voluntad.

Pero el camión compactador se iba y César debía continuar su carrera y tuvo que dejar la buena acción para más tarde. Sus compañeros bromearon por varias horas, pero él se mantuvo en sus trece. Y al final del día de trabajo volvió a Villa Fabiana, buscó la casa y aunque no encontró al dueño de la billetera, pudo dejarle su número de teléfono para tranquilizarlo y acordar la devolución. Finalmente, se encontraron y la historia tuvo un final tan feliz como insólito para los tiempos que vivimos.

Adolfo Rolfi contó el 17 de agosto la anécdota a través de su muro en la red social Facebook, y además de agradecerle públicamente el gesto, ponderó su desinterés en cualquier tipo de recompensa, la billetera pertenecía a Ferre, un joven que participa de un intercambio y ahora forma parte circunstancialmente de su familia.

El otro lado de la historia la contó César en la mañana de este lunes en Radio Libertad. El porqué de su acción: dijo que había aprendido eso de su padre, y que todos los días intenta transmitirle esa “herencia” a su hijito de cuatro años.

Comentarios

comentarios