Caso Sofía: el fiscal y el procurador aún no pueden confirmar el abuso

El informe de la autopsia reveló “signos de abuso crónico” en la pequeña desaparecida y hallada en un pozo en Quitilipi. Marcelo Soto y Miguel Fonteina esperan la versión del Imcif.

549
"No puedo dudar del informe de autopsia", dijo el fiscal Marcelo Soto,, pero tampoco se atrevió a confirmarlo.

A una semana del hecho, sigue en ciernes la investigación de la muerte de Sofía, la pequeña de un año y medio que fue hallada en un pozo en Quitilipi, después de que su madre denunciara su desaparición.

La mujer dijo que alrededor de las 17.30 la pequeña dormía en su cuarto, y que en un momento dado despareció. Fue hallada cinco horas después en el terreno contiguo en un pozo que colectaba agua de lluvia y servidas.

Fue trasladada al hospital local, donde fue reanimada y derivada al 4 de Junio de Sáenz Peña, donde falleció.

Al día siguiente el informe de la autopsia reveló que los forenses habían detectados “signos compatibles con abuso sexual crónico”, y que había muerto por sumersión.

Entonces se dio por confirmado el abuso y restaba comprobar si había caído accidentalmente al pozo, algo que en principio se creyó improbable, o alguien la había introducido.

Sin embargo, según dijeron el fiscal Marcelo Soto, que investiga el caso, y el procurador adjunto Miguel Fonteina, a cargo de la Procuración General, dijeron que el abuso aún no está confirmado.

Para eso esperan las pericias encargadas al Instituto de Medicina y Ciencias Forenses (Imcif), para ratificar la hipótesis.

Ambos repasaron la versión del padre, la madre y la niñera, que aseguran que jamás observaron “nada raro” en Sofía. El martes declararon las compañeras de estudio de la madre que esa tarde estaban en la casa, y ratificaron su relato sobre la cronología de la desaparición.

Este miércoles se sumó el pediatra de la niña, que aportó las fichas de las consultas y precisó que la atendió en tres oportunidades, siempre por patologías respiratorias.

 

Comentarios

comentarios