Caso Sofía: Casalboni pide no hacer conjeturas y ser cautos hablar de la familia de la niña

El intendente de Quitilipi hizo un “llamado a la solidaridad” y pidió “esperar los tiempos de la Justicia de los hombres y de Dios”, y no adelantarse a señalar culpables en la muerte de la nena.

791
El intendente Carlos Casalboni, médico pediatra, en la ambulancia que trasladó a Sofía al hospital de Sáenz Peña.

Sofía Quintana, de un año y medio, “desapareció” de su casa de Quitilipi el último jueves. Su madre dijo que alrededor de las 17.30 la vio durmiendo en su cama, pero que al buscarla más tarde había desaparecido.

La hallaron cuatro horas después en un pozo que colectaba agua de lluvia y servidas en el terreno contiguo con signos vitales prácticamente imperceptibles. Fue trasladada al hospital 4 de Junio, de Presidencia Roque Sáenz Peña, donde murió.

En la autopsia, los peritos detectaron signos de “abuso sexual crónico”, además de un golpe en el rostro y un corte superficial en la cabeza. Esto cambió el curso de la investigación y puso al entorno de la pequeña en el centro de la investigación.

El fiscal Marcelo Soto tomó declaración a la madre y la niñera de Sofía, y ambas dijeron no haber advertido cuestiones que llamaran su atención y pudieran vincularse a un presunto abuso. Pero mientras la madre asegura que la pequeña dormía, la niñera que había llegado un rato antes dijo que ya no estaba y supuso que se la había llevado el padre.

Esta semana habrá nuevos testimonios. Fueron convocadas las compañeras de estudio de la madre de Sofía, que estaban en la casa toda la tarde del viernes y hasta que se enteraron de la desaparición.

El fiscal Soto también escuchará al pediatra de la nena, con consultorio en una clínica privada de Quitilipi, para cotejar la versión de una patología intestinal a la que hiciera referencia la madre. Si bien no fue confirmada la identidad de este testigo, sería el mismo intendente Carlos Casalboni.

El viernes, apenas se conocieron detalles del informa preliminar de la autopsia, no sólo el fiscal, sino la comunidad en general, puso su mirada en los padres de Sofía, a quienes aún le endilgan no haber cuidado a la niña y hasta se los señala como los principales sospechosos del abuso.

Frente a esto, Casalboni hizo un “llamado a la solidaridad”: ”Es un momento de conjeturas es en los que debemos ser cautos, esperar a la Justicia, tanto la de los hombres como la de Dios. La verdad vencerá. Solicitamos ser solidarios y cautelosos con la familia de Sofía en la divulgación de informaciones que no sean concretas y reales y la mejor manera de saberlo es esperando la voz de la justicia y no llevando conjeturas en un caso tan aberrante como lo es éste”, expresó.

 

Comentarios

comentarios