Capitanich quiere empezar las clases pero las escuelas no tienen ni agua

473
Capitanich, la ministra Torrente y el ministro de Educación de la Nación: Nicolás Trotta, ajustando detalles para la vuelta a la escuela.

La ministra de Educación: Daniela Torrente, ratificó la decisión del Gobierno provincial de iniciar el ciclo lectivo con clases presenciales el próximo 1 de marzo, pero, paralelamente, reconoció que muchas escuelas aún no cuentan con un elemento indispensable: agua potable.

Sin agua será infructuoso cumplir con el lavado frecuente de manos, una de las medidas de bioseguridad fundamentales para reducir el riesgo de contagio de coronavirus.

La funcionaria dijo en Radio Provincia del Chaco que están abocados a dotar de agua a la mayor cantidad de establecimientos posible, pero que también hay otras falencias en la infraestructura sanitaria, por lo que se adquirieron tanques y el abastecimiento se hará a través de camiones cisterna. Este trabajo ya fue anunciado a mediados de 2020 pero, evidentemente, aún no está concluido.

“Hemos estado trabajando para acondicionar las instalaciones educativas con aulas limpias, cómodas y seguras para poder convivir con el virus de forma cuidada y tranquila. La educación no puede seguir viendo cómo hay excepciones y a ella no le toca”, expresó el gobernador Jorge Capitanich durante la visita del ministro de Educación de la Nación: Nicolás Trotta.

El funcionario nacional vino para el lanzamiento del programa “Puentes de Verano”, una serie de actividades recreativas que intenta “recomponer el vínculo de los y las estudiantes con la escuela, afectado por la pandemia”, y a impulsar la idea de la vuelta a clases presenciales, pero no visitó escuela alguna.

Los gremios, y los docentes a título personal, remarcan que no están dadas las condiciones para volver a la “normalidad” porque no se adoptaron medidas sanitarias y ni siquiera se puede garantizar la higiene de los ambientes educativos.

En marzo de 2020, cuando el Gobernador se resistía a la idea de suspender las clases, anunció haber instruído a la ministra Torrente para que en cuestión de horas se dote a todas las escuelas de elementos de limpieza, alcohol en gel y, fundamentalmente, agua potable, pero eso no ocurrió hasta hoy.

En aquella oportunidad las clases fueron finalmente suspendidas, a pesar de la postura oficial de que los niños debían ir a la escuela a aprender sobre coronavirus y transmitir esos conocimientos a los adultos en su casa, expresada por la ministra de Salud: Paola Benítez.

Durante la cuarentena obligatoria, Trotta había remarcado que era imposible la vuelta a clases sin una vacna contra el coronavirus. Hoy hay vacuna pero no en la cantidad necesaria, lo que lo hizo cambiar de parecer y relativizar la vacunación. Postura a la que ya adirió la ministra Torrente al considerar sue la vacuna no es tan importante.

 

Comentarios

comentarios