Capitanich analizó el tránsito de Resistencia: Gracias a los controles hay menos accidentes

El intendente de Resistencia dijo que en 2016 hubo mil accidente de tránsito menos que en 2015, lo que atribuyó a su gestión en la materia. Habló de la incorporación de inspectores y el incremento de los controles.

1021
Aumentar los controles y endurecer las sanciones, la propuesta de Capitanich para combatir el caos del tránsito.

El intendente Jorge Capitanich analizó la situación del tránsito en la capital provincial. Desde su perspectiva, no advierte una situación de caos sino una sustancial evolución que atribuye al incremento de los controles y las sanciones a los infractores.

Según él, ocurren 17 accidentes por día, una cifra que considera aún elevada pero que confía en poder reducir. No obstante, escapan a sus estadísticas aquellos siniestros en los que no hay lesionados y, por eso, no intervienen ni la Policía ni Salud Pública.

Uno de los aspectos abordados es la congestión derivada de los cortes de calle que durante 2016 se multiplicaron, principalmente en inmediaciones de la Casa de Gobierno y del hospital Perrando, protagonizados por trabajadores públicos y organizaciones de desocupados, a lo que se añadieron en los últimos días las protestas por cortes en el suministro de energía eléctrica.

El “análisis del tránsito” de Capitanich, reza textualmente:

“El Municipio de la Ciudad de Resistencia aumentó un 84 % el registro de controles de tránsito durante el año 2016 respecto al año 2015. Las diferencias en el número de infracciones detectadas a través de 250 inspectores de tránsito esparcidos territorialmente en la ciudad en los turnos mañana, tarde y noche aumentaron  de 31121 casos en el año 2015 para llegar hasta 57414 casos en el año 2016.

Los controles fueron diversos e incluyen desde alcoholemia, estacionamiento incorrecto, exceso de velocidad, cruce de semáforos en rojo, control de transporte público (taxis, remises y colectivos) hasta cascos y documentación obligatoria para vehículos, motos y transportes de cargas y de personas.

La evolución de los accidentes de tránsito en la ciudad poseen cierta correlación positiva con el aumento del número de motos y vehículos incorporados al parque automotor de la ciudad desde el año 2008 hasta el año 2016 y una correlación inversa con el déficit de inversión en infraestructura urbana (calles de pavimento, semáforos, señalización vertical y horizontal, cocheras en edificios y estacionamientos públicos y privados).

Los accidentes de tránsito estimados en 5000 casos en el año 2016 es inferior en aproximadamente 1000 casos respecto al año 2015, pero es sustancialmente superior al año 2009. No obstante lo cual, lo importante es el punto de inflexión y el cambio de sentido de la curva, lo cual implica por primera vez desde el año 2009 que se observa una tendencia clara y manifiesta de reducción del número de casos.

Obviamente, el número de casos, es decir, el número de 17 accidentes viales por día es muy elevado pero lo importante es observar el aumento de los controles y la reducción de los casos.

El parque automotor entre vehículos y motos asciende a 230.000 actualmente en la ciudad sin contar lo que ingresan diariamente de otras provincias o de otras ciudades y pueblos del interior. La cantidad de licencias emitidas asciende actualmente a 70000 por año, un porcentaje superior de casi 16 % respecto al año inmediato anterior.

El estudio realizado en el tránsito de la ciudad en cuatro cuadrantes del macro y microcentro permite concluir que el problema radica en el stock de vehículos en circulación y el flujo vehicular permanente.

Sin cortes en el microcentro por manifestaciones públicas el máximo pico de demanda alcanza a 457 vehículos a las 19,30 horas en una arteria céntrica de la ciudad, frente a una capacidad de circulación sin semáforo en la calle que alcanza a 645 vehículos a un promedio de 25,5 km/hora y un recorrido equivalente a 14 segundos de desplazamiento.

La interrupción del tránsito por cortes o accidentes incrementa las dificultades del flujo vehicular que en promedio tiene 4,5 metros de distancia en 89 % del total de automóviles que circulan por la ciudad, siendo el 11 % restante vehículos de mayor porte.

El Municipio de la Ciudad de Resistencia durante 2017 incorporará 10 cámaras en diferentes etapas hasta alcanzar un grado de cobertura óptima para este sistema. Hoy la ciudad cuenta con 134 semáforos y propiciaremos la revisión técnica obligatoria de jurisdicción vehicular y un plan de ciclovías.

Incrementamos el número de operativos, mejoramos la provisión de infraestructura operativa para los sistemas de controles (motos, equipos de comunicación, ómnibus para desplazamiento de inspectores, chalecos, conos, etc.) y pretendemos ser estrictos en el cumplimiento de las normas de tránsito en un contexto de educación vial permanente para los ciudadanos con récord de visitas a establecimientos educativos y charlas instructivas.

Pero nada de esto puede cambiar o mejorar sino con la cooperación de cada individuo y la conciencia colectiva de nuestra comunidad que debe respetar las normas de tránsito que son directas y simples:

  1. a) circular con velocidad máxima de 50 km en avenidas, de 40 km en calles, y 30 km de cruces de calles comunes
  2. b) uso de cinturón de seguridad
  3. c) no beber bebidas alcohólicas si debe manejar
  4. d) respeto a las señales de tránsito y principalmente a los peatones
  5. e) respeto de las rampas y sendas peatonales.

Y los motociclistas deben usar indefectiblemente cascos, dos personas por moto, luces de giro, no cruzar semáforos en rojo y transitar con respeto a la velocidad máxima de 40 km.

Es fácil transferir responsabilidades a otro, o a las autoridades de todos los niveles, pero entendamos de una vez que el cambio empieza por uno mismo.  El Municipio lleva incautados cerca de 2000 motos y más de 500 vehículos, solamente retiran el 40 %, pues el resto carece de documentación para proceder al retiro.”

 

 

Comentarios

comentarios