Camionero narco dijo que transportaba marihuana para pagar el tratamiento de su madre

Javier Radaelli fue sorprendido con 2608 kilos de marihuana en un camión que viajaba a Buenos Aires. También había sido detenido su padre. Dijo que aceptó la “carga” para costear el tratamiento de su madre que padece cáncer.

532
En su sitio de Facebook, el Ministerio de Seguridad de la Nación había presentado el procedimiento como un golpe al narcotráfico.

Javier Radaelli, de 37 años, y su padre Edgardo Radaelli, de 65, habían sido detenidos el 29 de julio pasado en Corrientes por detectives de la División Investigaciones Antidrogas Campana de la Policía Federal Argentina cuando circulaban con un camión Mercedes Benz patente KBZ-922 por la ruta nacional N° 12 desde la provincia de Corrientes hacia Buenos Aires. El procedimiento fue bautizado como Operativo Guasón porque el vehículo tenía una ilustración de ese personaje de la historieta de Batman pegado en una ventanilla.

En las últimas horas, González Charvay procesó con prisión preventiva a Radaelli por el delito de transporte de estupefacientes agravado y le trabó un embargo sobre sus bienes hasta cubrir la suma de 3.000.000 de pesos. Paralelamente, dictó la falta de mérito al padre del acusado y ordenó su inmediata liberación.

Javier, que en un primer momento se había negado a declarar, finalmente accedió y recientemente solicitó ampliar su versión. En esta última oportunidad intentó una explicación para el hecho que se le imputa: dijo que accedió a transportar 2608 kilos de marihuana en su camión porque con el dinero que percibiría por el flete, podría pagar dos meses del tratamiento contra el cáncer que sufre su madre.

Pero para el juez federal de Campana, Adrián González Charvay, “lo expresado en la declaración indagatoria por el inculpado no haría más que reforzar los elementos de cargo hasta el momento reunidos y detallados en el presente, ya que más allá de la información aportada, no hizo más que admitir su participación en los hechos”.

La investigación que terminó con la detención de Radaelli había comenzado en diciembre pasado cuando se puso en conocimiento del juez federal González Charvay que un chofer de camiones que trabajaba para una cooperativa se dedicaba a transportar estupefacientes. Desde ese momento se intervinieron líneas telefónicas y se identificó a dos sospechosos: Radaelli hijo y Wenceslao Ojeda, que tiene orden de captura.

La pesquisa avanzó y el 29 de julio pasado, los detectives supieron que Radaelli y su padre habían partido desde Buenos Aires hacia Corrientes en el camión Mercedes Benz. Una vez llegado al lugar de destino, el sospechoso se reunió en una estación de servicio con hombre que había llegado en una Toyota Hilux, que después se supo que era Ojeda.

Después de la reunión, Radaelli estacionó el camión durante 30 minutos en una vivienda particular y después comenzó el regreso hacia Buenos Aires, pero tras haber recorrido 300 kilómetros retornó hacia Corrientes, donde se hospedaron en el hotel Del Parque.

En ese momento, Radaelli intercambió llamadas con su esposa y Ojeda, en las que hizo referencia al viaje y a la carga del camión. Cuando él y su padre salieron para abordar el vehículo, fueron detenidos.

“Se dispuso la requisa del camión marca Mercedes Benz, dominio KBZ-922, lográndose el secuestro de 100 bultos compactos, encintados y asegurados con bolsas de nylon, los cuales a su vez contenían en su interior panes encintados compactados de sustancia vegetal que resultó ser marihuana y, cuyo peso total resultó ser de 2.608,15 kilogramos”, sostuvo el juez en el dictamen.

Radaelli había negado conocer a Ojeda, pero después admitió que se trataba de “Tío”, con quien mantenía trato desde hacía unos 15 años cuando trabajaba con un camión para el Correo Argentino y contó que se juntaban en Corrientes, junto con otros choferes, en un hotel de Corrientes llamado Cadena de Oro, hoy Del Parque.

Finalmente, contó que “Tío” Ojeda, le preguntó hace unos meses si quería hacer un viaje, que en Paraguay estaba todo barato y le ofreció algo más de lo que se paga por viaje. El pensó que se iba a tratar de ropa no de droga. Pero que cuando se encontró con Ojeda en la estación de servicio le informó que el cargamento era marihuana.

Radaelli sostuvo que ante el ofrecimiento de mayor cantidad de dinero, aceptó transportar la “carga” porque con los honorarios del flete podría pagar el tratamiento de salud de su madre durante dos meses, que asciende a la suma de 90 mil pesos.

Paralelamente, dijo que su padre desconocía el trato que él había hecho con Ojeda y en qué consistía la carga. Según dijo, sólo oficiaba de acompañante, algo que a él le parecía una buena idea porque lo ayudaba a despejarse de la difícil situación que atravesaba la familia por la salud de su madre.

 

 

 

Comentarios

comentarios