Cambiemos debería llamarse charlemos

275

 

Por Sebastián Benítez Molas |

 

El dialogo es un elemento central en un sistema democrático. Es un indicador de la buena política y un valor intrínseco de la buena salud de la democracia.

El dialogo implica tolerancia, respeto, cuidado y mejoramiento, como también genera transparencia y una mayor cercanía con los ciudadanos. Pero este gran valor, no es sin embargo un elemento aislado o que por sí mismo es capaz de lograr y satisfacer necesidades y demandas de la ciudadanía.

Por ello si bien concibo al diálogo como una herramienta fundamental para poder gobernar ya que nos permite construir consensos, confrontar posiciones, conocer las necesidades del otro y establecer prioridades para llevar adelante la gestión, es fundamental que lo acordado y convenido se convierta en acciones y realidades

Si hay algo que no podemos decir de la coalición Cambiemos es que no dialogan. Es más, podemos afirmar que es la única promesa de campaña que cumplieron: hablar con todos. Charlar con todos. El verdadero problema, son los resultados para la mayoría de la población: la nada absoluta.

Desfilan visitantes por los despachos oficiales, sindicalistas, intendentes, gobernadores y hasta dirigentes piqueteros y todos salen diciendo que fueron bien atendidos y que la reunión fue positiva en sí misma, aunque nunca aseguran resultados.

Rara vez sale por esa puerta alguno con la seguridad de ser parte de un nuevo programa, con soluciones para un problema particular, o inversiones aseguradas para una obra. Un café, un almuerzo, un lunch o un retiro espiritual no se le niega a nadie, pareciera ser el leitmotiv del Macrismo.

Bajo el pretexto de la gobernabilidad, Macri y sus funcionarios convocan  una y otra vez a los actores políticos para charlar.

Digo que el Frente Cambiemos debería llamarse Charlemos porque pareciera ser la herramienta que encontraron para desoír las demandas, para “pedalear” la concreción de políticas públicas reales y mantener oculto el papel que el macrismo le asigna al Estado, esto es, garantizar políticas en favor de los sectores más concentrados y en detrimento de los sectores más postergados de la sociedad.

Siempre frente a los micrófonos periodísticos se escucha alguna de estas frases gastadas “reafirmar compromisos”, “construir federalismo”, “fomentar las economías regionales”, “ordenar las cuentas” etc.

De qué reafirmación de compromisos nos hablan a los chaqueños y a los resistencianos cuando la Casa Rosada ha trabado el crédito de la Corporación Andina de Fomento (CAF) ya otorgado y gestionado por el entonces Jefe de Gabinete y actual intendente de Resistencia por un monto de US$40 millones (30 CAF y 10 contraparte del gobierno nacional) para la construcción de 337 cuadras de pavimento, 17 plazas y plazoletas y 2 centros deportivos y recreativos en nuestra ciudad.

¿Cómo creen que construyen federalismo? Empapelando las ciudades con afiches del Plan Belgrano, “el  más ambicioso de la historia”, que hasta ahora no se ha volcado de ninguna manera en estas latitudes

Ordenan las cuentas llevando el déficit fiscal de 17 mil millones a 77 mil millones. Son pura chachara, siguen de campaña y nos siguen corriendo el arco por semestres a todos los argentinos.

Creen en serio que fomentan las economías regionales al abrir el mercado indiscriminadamente provocando la caída del empleo en el sector primario, sector que a pesar de ser beneficiado con 60 mil millones de quita de retenciones eliminó hasta agosto de este año 2000 puestos de trabajo.

En lo personal no creo que al gobierno le está yendo mal, vinieron a endeudar y están endeudando, vinieron a favorecer la fuga de capitales y la bicicleta financiera y vaya q lo están haciendo bien. Argentina tiene un rendimiento de 1,1% mensual en dólares- USA 0, 75%. Vinieron a abrir la economía mientras en el mundo aumenta el proteccionismo, vinieron a bajar el salario real y lo están haciendo.

A lo sumo la única parte que no les sale del todo bien es que el nivel de actividad general continúa cayendo durante más tiempo del que preveían (-4,7% en octubre según consultoras privadas- Ferreres- y una caída acumulada anual de -1,8% según estima CEPAL).  Nosotros dijimos que esto pasaría, el problema está en que ellos le dijeron a los argentinos durante la campaña que podían estar mejor y con todas estas políticas económicas claramente nadie o casi nadie está mejor. Están mejor los ricos y están peor y cada vez son más los pobres.

Macri visitó nuevamente nuestra provincia. No vino a inaugurar ninguna obra y tampoco hizo ningún anuncio de trascendencia, nos dejó sin embargo varias expresiones optimistas de cara al futuro, esas a las que nos tiene acostumbrados y que no cambian la realidad, solo la edulcoran, la maquillan.

Pero mientras siguen charlando, la desocupación ya está en los dos dígitos.

Mientras siguen con su manejo de redes sociales y sus diálogos abiertos, las empresas y pymes nacionales se ven obligadas a cerrar sus puestas

Mientras siguen haciendo culto a las buenas formas, la recesión continua y la desesperanza se instalan en la mayoría de los hogares del país.

Mientras charlan de pobreza cero, la pobreza real llega a la canasta básica de alimentos, haciéndola cada vez más inalcanzable a buena parte de las familias.

 

 

Comentarios

comentarios