Baja presión: un truco sencillo para no quedarse sin agua

Cómo resolver con un sencillo trozo de manguera la falta de agua en el tanque, sin bombas y, sobre todo, sin plomeros.

399

En esta época del año el pico de demanda de agua potable que deriva en baja presión es una constante. Esto genera el desabastecimiento de los tanques de reservas de las viviendas que no cuentan con tanque y sistema de bombeo.

Técnicamente, el nivel que puede alcanzar el agua se denomina línea piezométrica, descripta por simples vasos comunicantes. Esta presión se desvanece naturalmente si nos alejamos de la cisterna, y más aún cuando crece el consumo.

En estos días, un aviso de “baja presión” es una mala noticia. Pero no debemos ahogarnos en un vaso de agua, sobre todo cuando es tan escasa. Todo tiene solución aunque ésta sea parcial o momentánea.

Uno de los trucos para resolver el inconveniente y evitar esperar hasta la madrugada para que “suba agua al tanque”, es muy sencillo y está al alcance de todos. Sólo se necesitan unos metros de manguera.

El trabajo consiste en engañar al sistema invirtiendo el sentido de circulación del agua. Hay que colocar un extremo de la manguera en una canilla otra que esté surtida directamente de la red, y el otro extremo en otra que reciba agua del tanque; seguramente ambas serán de ½ pulgada.

Es fundamental que la canilla que reciba el agua sea de “válvula esférica”, comúnmente llamadas “de ¼ de giro”, ya que las de “válvula suelta (cuerito)”, no admiten el sentido inverso.

Las canillas plásticas de válvula esférica rondan los 45 pesos, y las metálicas los 75. Pero si no estamos dispuestos a invertir, todavía hay una solución: retirar el vástago de la canilla común y quitarle momentáneamente el cuerito para evitar el bloqueo.

Así, se puede abastecer la instalación con agua y llegar a todos los artefactos que se encuentren debajo de la línea piezométrica en ese momento. Por ejemplo, todos los artefactos en planta baja se pueden abastecer aunque la presión sólo eleve el agua a un metro del piso; en el caso de la ducha tendrá que llegar al menos a los 2; pero nada tan alto como un tanque que siempre está por encima de los 4.

Mientras, no hay que descuidar lo ideal: hacer uso racional del agua. Evitar cargar piletas, regar y lavar autos con agua potable. Cargar el sistema cuando hay agua suficiente en vez de exprimir hasta la última gota cuando escasea, contribuye a que alcance para todos.

 

 

 

Comentarios

comentarios