AUDIO | Falla de oxígeno en el Perrando: ¿el supuesto atentado era una opereta?

493
El gobernador Capitanich ordenó que el Estado se constituya en querellante en la causa del "atentado" en la Pastilla 6 del Perrando.

El gobernador Jorge Capitanich rehabilitó Pastilla 6 del hospital Perrando, ampliada y refaccionada, destinada exclusivamente a pacientes con coronavirus, denominada ahora Sala Covid. Y apenas 2 meses después una falla dejó sin suministro de oxígeno a los respiradores mecánicos.

El hecho se conoció recién al día siguiente. E inmediatamente los directores del hospital y funcionarios y asesores del Gobierno provincial alentaron la hipótesis de un atentado que pudo haber causado la muerte de varios pacientes.

El codirector Daniel Pascual dijo no tener dudas de que se trató de un sabotaje pergeñado en coincidencia con la visita del Presidente de la Nación: Alberto Fernández, que había sido anunciada para el martes 30 de junio pero que finalmente no se concretó.

El Gobierno anunció su decisión de constituirse como querellante en la causa que investiga el fiscal Roberto Villalba, y la ministra de Seguridad y Justicia: la exjueza Gloria Zalazar, dijo no tener dudas, abonó la hipótesis del atentado y juró llegar hasta las últimas consecuencias.

Mientras, el secretario general de la UPCP: José Niz, sembró sospechas sobre la calidad de la obra de ampliación de las instalaciones y las refacciones edilicias. Para él no pudo tratarse más que de fallas técnicas y responsabilizó a los funcionarios encargados de vigilar la ejecución de la obra.

Inmediatamente el subsecretario de Obras Públicas: Federico Tayara, salió a la carga contra el sindicalista y se sumó a las voces oficiales que disparaban directamente, aunque sin identificarlos, al personal del hospital que mantiene un eterno conflicto con el Gobierno por el cese de la precarización y mejores salarios y condiciones laborales.

Por su parte, el fiscal nunca abandonó la hipótesis de la falla técnica e incluso la del error humano involuntario. Y en el transcurso de la investigación surgieron novedades esclarecedoras, como un intercambio de mensajes de audio entre un ingeniero y otro integrante del personal de Mantenimiento sobre las recurrentes reducciones de presión que hacían sonar las alarmas del sistema de oxígeno.

También se supo que el suministro de oxígeno nunca se interrumpió completamente, sino que sólo hubo mermas que, aunque significativas, nunca representaron el colapso de los aparatos de asistencia respiratoria mecánica.

Esto refuerza la hipótesis del “golpe de ariete” provocado por vicios o errores de cálculo en la ampliación de las tuberías de aire comprimido incluída en las obras recientemente inauguradas por Capitanich.

Pero el Gobernador no tiene dudas: se trató de un atentado perpetrado por un sector del personal sanitario para perjudicar a otro en un enfrentamiento interno.

Comentarios

comentarios