Así se generan los basurales “espontáneos” en Resistencia

Un hombre estacionó en Bouvier y Alem, en la zona sur de la capital, y pasó varios minutos descargando un furgón repleto de bolsas de basura en medio de la calle ante la mirada de los vecinos.

2611
Un hombre fue sorprendido contribuyendo a consolidar un basural en plena calle.

El plan de la Municipalidad para erradicar los basurales “espontáneos” no parece surtir efecto y la gran mayoría de ellos siguen en el lugar de siempre y algunos están completamente consolidados.

Éste es el caso de la esquina de Bouvier y Alem, en Villa Luzuriaga, en la zona sur de Resistencia, uno de los más duros de erradicar, a pesar de los intentos de la gestión de Aída Ayala en el último tramo de su mandato en la Intendencia, y las medidas adoptadas por Jorge Capitanich.

Se instalaron carteles anunciando la prohibición de arrojar residuos en lugares no habilitados y las penalidades vigentes para los infractores; se puso en práctica un sistema exclusivo de recolección con camiones y palas mecánicas, últimamente se dotó a esa esquina de dos grandes contendores, pero el basural es más fuerte.

Los carreros dedicados a “sacar la basura” encuentran en este lugar un destino propicio para pilas de residuos de todo tipo, ya que, de otro modo, deberían trasladarse más de 20 kilómetros hasta el vertedero del paraje María Sara.

Pero los carreros no son los únicos responsables de la acumulación de residuos provenientes de otros lugares de la ciudad, incluso muy alejados. Los vecinos ven permanentemente a vehículos de diverso porte descargar importantes cantidades de residuos en bolsas o simplemente a granel.

En este caso, un utilitario Citroen, patente DSY 996, estacionó en medio de la calle, junto a los contenedores, su conductor descendió, abrió el portón trasero y pasó varios minutos arrojando bolsas fuera del contenedor, que ya se encontraban repletos.

Esto pone en evidencia la mala actitud y la irresponsabilidad de los contribuyentes, pero también la necesidad de que las autoridades arbitren los medios para que los contenedores sean vaciados con mayor frecuencia.

Por su parte, los vecinos creen que lo único que amilana a los infractores es la presencia policial o de guardias municipales, una medida que se adoptó un tiempo atrás pero que fue revertida.

El hombre hizo su "trabajo" ante la atenta mirada de los vecinos acostumbrados a estas situaciones.
El hombre hizo su “trabajo” ante la atenta mirada de los vecinos acostumbrados a estas situaciones.

Comentarios

comentarios