Así estamos: Capitanich culpa a todos pero él tampoco se cuida

473
En cuestión de minutos el gobernador Jorge Capitanich compartió secretiones y tuvo contacto con otros funcionarios en Margarita Belén.

La noche del viernes el gobernador Jorge Capitanich inauguró la plaza 9 de Mayo de 1890 en Margarita Belén.

“Por favor mantengamos el distanciamiento, respetémonos y cuidémonos entre todos”, decía el maestro de ceremonias del acto, e insistió con la recomendación de “no acercarse al gobernador” que ya llegaba para el corte de cintas.

Capitanich saludó a varios con los codos pero los encargados del protocolo le entregaron de mano en mano la cinta para el tradicional “corte” que en realidad consistió en desatar un moño.

Después dio un discurso de 15 minutos, sin barbijo y en el mismo micrófono que acababa de utilizar el intendente Javier Martínez.

Y para redondear “tiró al aro” en la cancha de básquet. Falló los 5 primeros intentos. Después de cada lanzamiento fallido, los presentes le devolvían la pelota para que tirara hasta sacarse la mufa.

Por la mañana el Gobernador había disparado contra la sociedad que no aprendió las normas de bioseguridad a pesar de la intensa campaña de difusión por todos los medios de comunicación posibles.

Pero no sólo encabezó un acto que podría posponerse sin inconvenientes hasta que mejoraran las condiciones epidemiológicas, sino que inauguró una cancha de básquet en momentos en que no está autorizada la práctica de deportes colectivos y más aún aquellos con objetos compartidos, y juegos infantiles que el protocolo del Plan Desescalada prohíbe utilizar.

Para completar, después de Capitanich, la diputada Panzardi hizo una demostración de que ella la emboca de una, gracias a lo aprendido con su entrenador Marcus Adams, y lanzó la misma pelota que Capitanich, que para entonces había pasado por todas las manos posibles.

La mañana de este sábado, en la conferencia en la que anunció el parate de la desescalada por el incremento de casos, se ofuscó cuando la periodista Karina Winckler, desde Miraflores, preguntó por qué los funcionarios que giran por toda la provincia no toman los recaudos que se exigen a los ciudadanos.

“Los funcionarios públicos estamos trabajando, somos un servicio esencial, a veces se puede remplazar la visita de un funcionario por Zoom, pero en ocasiones es necesario que sea presencial”, dijo, y aseguró: “Todo lo hacemos respetando todas las medidas: distanciamiento, barbijo, lavado frecuente de manos, no más de 15 minutos en lugares cerrados…”, rezó, pero está claro que su actividad del viernes a la noche no era esencial y él no respetó el protocolo.

 

Comentarios

comentarios