Un arrepentido confesó adónde fue a parar la mitad de la leche robada

La sacaban todos los días, de noche. La reducían convirtiéndola en paquetes de 10 kilos para venderla dentro y fuera de la provincia. Así se habrían ido 100 de las más de 200 toneladas robadas a Salud.

2175
Uno de los detenidos dio detalles de la modalidad del robo "hormiga". Pero los números no cierran.

Un empleado de un supermercado se convirtió en el primer arrepentido de la causa en la que se investiga el robo de más de 200 toneladas de leche en polvo de un depósito del Ministerio de Salud Pública en el kilómetro 23 de la ruta nacional 16, denunciado el 7 de septiembre.

Las pistas aportadas por este detenido al equipo encabezado por la fiscal Rosana Soto permitieron la semana pasada un megaoperativo de once allanamientos simultáneos en Resistencia y Puerto Tirol, en depósitos de supermercados, pequeños comercios y domicilios particulares.

El arrepentido dijo que la leche era retirada por la noche, a bordo de dos vehículos: un utilitario Renault Kangoo y un furgón Renault Máster, con capacidad para entre 2,5 y 3 toneladas. En los allanamientos, fueron secuestrados dos Kangoo y un Máster.

El horario de estos operativos que se realizaban habitualmente de lunes a viernes llamó la atención del sereno de depósito contiguo, ya que el galpón de Salud no tenía energía eléctrica y para cargar debían iluminarse con los faros de los vehículos.

La leche era trasladada a un depósito donde, para “reducir”, era desempacada y vuelta a empacar pero en presentaciones de 10 kilos que se rotulaban y vendían como “suero en polvo”, y los cartones desechados se incineraban, según resumió el procurador Jorge Canteros en Libertad.

Y aseguró que la mercadería era adquirida por una “conocida heladería” de Resistencia, aunque la mayor parte de comercializaba fuera de la provincia a diversas firmas, lo que fue acreditado por el equipo fiscal que también halló restos de las cajas quemadas.

Esto explicaría sólo la mitad del robo: entre 25 y 30 toneladas comercializadas en Resistencia y unas 70 fuera de la provincia. Pero todavía no hay pistas del resto que podría haber tenido “otro destino”, aunque esa parte de la investigación aún está en ciernes.

Cuatro detenidos

Hasta el momento fueron detenidos la empleada encargada de recibir y despachar la mercadería, que realizó la denuncia; y cuatro hombres, entre ellos el empleado del correo encargado de la distribución, que ya fue excarcelado.

Mientras sólo una funcionaria de Salud Pública fue imputada, pero no por algún tipo de participación en el robo, sino por incumplimiento de los deberes de funcionario público, al ser la responsable del programa que distribuía la leche.

A la lista de imputados podría sumarse el propietario de la heladería si la fiscal comprobara que conocía el origen ilícito de la leche que adquiría para su comercio. Por el momento, prestó declaración en calidad de testigo.

 

 

Comentarios

comentarios