ARA San Juan: la familia del chaqueño Celso Vallejos no pierde las esperanzas

Celso Oscar Vallejos es uno de los 44 tripulantes del submarino desaparecidoa. Su padre Oscar es veterano de Malvinas y no piensa en una tragedia: “Salió a navegar, sólo esperamos que vuelva”.

956
Oscar: veterano de guerra,, y Celso: tripulante del ARA San Juan, chaqueños ligados desde siempre a la Armada.

Su padre no olvidará jamás la primera vez que embarcó con su hijo: fue en una corbeta Meko 140 que partió de Puerto Belgrano hace 28 años, cuando el Suboficial Segundo y sonarista del submarino Ara San Juan, Celso Oscar Vallejos, tenía sólo 10 años.

“Si podía elegir un acompañante lo llevaba a él”, dice el Suboficial Primero general de Comunicaciones y veterano de la Guerra de Malvinas Oscar Vallejos, su padre. Ambos miembros de la Armada, Oscar ya perdió la cuenta de los viajes que hicieron juntos durante todos estos años. “De chiquito ya le gustaban los barcos, seguramente por intermedio de mí. Pero de todas formas esto no se transmite, con esto se nace.”

Celso Oscar empezó como “flotero”, como se le dice en la jerga a quienes navegan en la flota, explica su padre. Pero con el tiempo decidió encarar el curso de submarinista, y luego se inclinó por la orientación de sonarista, tarea que asumió en el Ara San Juan.

Los Vallejos son chaqueños, pero residen en Mar del Plata. A Celso, Oscar lo vio por última vez justo antes de que zarpara. Tuvieron una “conversación de padre a hijo”, de la que prefiere no dar detalle. Una de esas típicas charlas que mantenían cada vez que se juntaban en familia, o en esas visitas para compartir unos mates que Oscar le hacía a su hijo en la Base Naval de Mar del Plata, donde él también estuvo durante 14 años.

Ahí mismo también se desempeña hoy su hija Malvinas, la tercera de tres hermanos. Ella fue quien armó esa cartulina celeste que cuelga del alambrado perimetral de la base sobre el Boulevard Marítimo Peralta Ramos, con diez fotos de su hermano en distintas situaciones: con su esposa y sus tres hijos, con la familia completa, él solo en Ushuaia. “Tripulante del Ara San Juan Celso Oscar Vallejos: tu fila te espera. Te amamos y extrañamos”, se lee arriba de las fotos, en letra de imprenta.

Esa misma esperanza aún la mantiene Oscar. El deseo de estar juntos de nuevo las tres generaciones: padres, hijos y nietos. “Tenemos fe. Estamos siguiendo la búsqueda, esperando a que regrese. Hasta ahora no hay nada concreto. Porque un submarino no se puede perder. Y menos habiendo tanta tecnología a disposición. El submarino tiene que aparecer. Y no hay que darle importancia a lo que se dice. Sí estar atentos a lo que pase en Comodoro Rivadavia. Tengo que ver para creer. Y tengo mucha fe en Dios. La esperanza no se pierde.”

La Nación

 

 

Comentarios

comentarios