Aquel recordado baile de Cristina en un escenario de saqueos e inflación

191

Por Vidal Mario |

Extraña manera tuvimos, hace tres años, de celebrar los treinta años del regreso de la democracia.

Una protesta policial sometió a los argentinos a la dictadura de una horda de inmorales que salió a saquear no para comer sino para satisfacer pasiones igualmente inmorales.

Fue un diciembre con muertos y centenares de heridos, en distintos puntos del país.

En el Chaco, donde murieron un saqueador y un policía, vaciaron treinta comercios, varios de ellos dedicados a la venta de electrodomésticos. Las calles estaban silenciosas porque la gente, atemorizada, evitaba salir de sus casas.

Sin protección policial y a merced de cualquiera que decidiera asaltarlos, incluso los tribunales cerraron sus puertas.

El gobierno chaqueño perdió el control de la situación y el mismo mandatario provincial, visiblemente asustado, se vio obligado a esconder a su familia.

“Estamos enfrentando un conflicto con  más de mil hombres armados, algunos en situación de ebriedad y fuera de quicio”, informó el gobernador Bacilef Ivanoff.

En gran parte del país, a la vista de un poder político que no daba respuestas ni garantías, atolondradas turbas recorrían impunemente las calles de 14 provincias para saquear 1.888 comercios.

El baile de Cristina

Como si todo estuviera en calma, la Presidenta se puso a bailar durante un festival montado en la Casa Rosada para festejar los 30 años del regreso de la democracia al país.

Eran muchos los que opinaban que ese festival, animado por artistas afines al kirchnerismo, debía suspenderse.

Hugo Moyano, secretario general de la CGT Azopardo, dijo sobre esa danza presidencial:

“Fue una falta de respeto que se pusiera a bailar. Su baile rayó lo absurdo. Considerando lo que está sucediendo en el país, su baile fue decididamente lamentable”.

Horas más tarde, volvió a disparar: “En todo el país hay gente defendiendo su negocio, otros su vivienda, otros llevándose un muerto y llorando, y ella bailando”.

Estas cosas ocurrían mientras, al mismo tiempo, por la inflación la gente sentía que el sueldo se le iba como agua entre los dedos.

“La inflación está fuera de control”, alertó el diputado nacional Sergio Massa, haciendo alusión al aumento del 35 por ciento de la canasta familiar.

El dirigente del Frente Renovador afirmó que “esta es una política económica de Moreno pero sin Moreno” y reclamó que Cristina Kirchner “deje de inventar parches y encare seriamente una lucha contra la inflación”.

Este nuevo aniversario

La gente ya olvidó que en diciembre del 2013, los treinta años de la recuperación de la democracia coincidió con una desenfrenada inflación que puso muchos alimentos lejos del plato del pobre.

Una situación que se agravó con el referido, insólito, acuartelamiento policial y la aparición de saqueadores que traspasaron los límites de la necesidad.

Mientras la gente quería celebrar el aniversario del renacimiento de la democracia, lo que hubo fue hombres y mujeres bien vestidos invadiendo negocios para saquear y destruir sin necesidad.

Con sus luces y sus sombras, con otros vientos y con otras perspectivas, llegamos hoy a los 33 años de nuestra democracia. Una democracia que sigue teniendo traumas y puntos débiles, pero que es digna de ser celebrada.

Comentarios

comentarios