Angelina fue abusada, asesinada y atada a un árbol el día de su desaparición

Resta el cotejo de ADN pero el padre reconoció la ropa y los peritos hablan de una identificación del “95 por ciento”. Oficialmente niegan la versión de la confesión de Peralta, el único detenido, pero las conclusiones son coincidentes.  

35242
El jefe de la Policía: Ariel Acuña, el fiscal Francisco De Obaldía Eyseric, y el procurador general adjunto: Miguel Fonteina, dieron detalles del proceso de identificación del cadáver. Niegan que el caso se haya resuelto con la confesión del único imputado.

Los peritos del Instituto de Medicina y Ciencias Forenses el Poder Judicial, confirmaron “en un 95 por ciento” que el cadáver hallado la mañana de este viernes en la avenida Arribálzaga al 3000 en la zona sur de Resistencia, es de Angelina Cáceres, la adolescente de 13 años desaparecida el 23 de diciembre.

Así lo manifestó el fiscal que entienden en la causa: Francisco De Obaldía Eyseric, que agregó que Daniel Cáceres, padre de la chica, reconoció las vestimentas que le exhibieron, que envolvían los restos.

La identificación a simple vista fue imposible ya que por el avanzado estado de descomposición y la acción de las alimañas y aves carroñeras, sólo podían distinguirse restos óseos.

Se supo que Jorge Peralta, de 21 años, domiciliado en Laguna Limpia, el único detenido por el caso, se quebró durante una declaración el jueves por la noche y confesó y dio precisiones del crimen y del lugar en el que ocurrió y descartó el cuerpo.

Según trascendió, de acuerdo a sus dichos, tal como habían acordado a través de Facebook, él y Angelina se encontraron en el barrio Güiraldes y caminaron unas 15 cuadras, hasta el lugar del crimen. Él le había dicho que irían a la casa de un amigo, pero al llegar a ese “montecito”, abusó de ella, la estranguló y la ató a un árbol, presuntamente, para simular un suicidio.

Pero la Policía había informado esta mañana que habían llegado hasta ahí gracias a una ardua investigación, en la que los peritos chequearon la actividad del teléfono de Peralta, que demostraba que se había activado en esa zona el día de la desaparición de Angelina.

El fiscal dijo que “la investigación penal se realiza con fundamentos sólidos y objetivos”, y agregó: “Teníamos muchas sospechas pero no concluíamos en nada, hasta que se obtuvieron los datos contundentes de la triangulación de celulares”.

Ahora la causa se centra en “femicidio, abuso sexual con acceso carnal y grooming”. A esto se añade la posibilidad de que Angelina estuviera embarazada, según ella le manifestó a Peralta en alguno de los diálogos que mantuvieron a través de las redes sociales.

 

 

 

Comentarios

comentarios