Alicia Azula: Si me bajan de la fórmula me sacan un peso de encima

La intendente de Barranqueras se inscribió como precandidata a senadora. Cree que eso podría costarle la candidatura a vicegobernadora y acusó de arbitraria y dictatorial a la conducción radical.

1703
La intendente Alicia Azula cree que su decisión de postularse como senadora podría tener consecuencias en la conformación de la fórmula en la que es vice.

El cierre de listas para las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias del 11 de agosto trajo sorpresas en el frente Juntos por el Cambio, la alianza de la UCR, el PRO y la Coalición Cívica en la provincia: la intendente de Barranqueras: Alicia Azula, de Somos Parte, inscribió una propuesta propia encabezando la lista de candidatos a senadores, acompañada por el diputado provincial Hugo Domínguez, de Encuentro Cívico.

Azula ya fue proclamada precandidata a vicegobernadora en fórmula con el diputado provincial Carim Peche, pero la voluntad del senador Ángel Rozas de dejar la práctica activa de la política, cuando se esperaba su reelección, abrió el juego en la interna radical.

En Convergencia Social avanzaron con la conformación de las listas legislativas nacionales con el coordinador del Plan Belgrano: Víctor Zimmermann, como primer candidato a senador, y el intendente Gerardo Cipolini, de Somos Parte, como candidato a primer diputado nacional.

Esto molestó a Azula, que dijo no haber participado de ningún acuerdo para una supuesta lista única, y reprochó en radio Libertad la actitud “arbitraria y dictatorial” del sector mayoritario del radicalismo y de la UCR misma.

“Cuando me pidieron que me bajara de la precandidatura a la gobernación porque eso era lo que convenía, que si íbamos a internas uno de los dos iba a quedar afuera, me bajé, entendí. Mi idea es aportar para hacer lo mejor posible”, dijo. Aunque reconoció que otra fuerte motivación fue haber sido abandonada por Cipolini y otros referentes de su sector interno.

Pero consideró que “después no hubo esa misma actitud, generosidad, madurez política y razonamiento lógico de la otra parte”, por lo que decidió postularse también a senadora.

En ese marco, reparó también en que Ciponili era el mejor posicionado para una senaduría y terminó en una diputación: “Mi relación con Cipolini no está pasando por un buen momento, pero tiene 75 por ciento de imagen positiva en Sáenz Peña”, relacionó.

“No hay que tenerle miedo a las internas, porque le hará bien al partido”, dijo, y aclaró que antes consultó no sólo con Peche sino también con el ministro de Interior de la Nación: Rogelio Frigerio. “El mismo Frigerio me dijo: compitan”, contó.

Tras la presentación de su postulación a senadora, dijo no saber si “todavía” sigue en la fórmula gubernamental. “Aún no me dijeron en qué escribanía tengo que firmar la aceptación del cargo”, ironizó sospechando que podría ser removida.

“Si me bajan de la fórmula me sacan un peso de encima. Sería un alivio, si gano, no tener que pensar si voy como senadora o sigo como vice gobernadora”.

Y para fundamentar sus dudas, remató: “Los que manejan los hilos del partido pueden tener una actitud non sancta. Pero si no, voy a pedir disculpas a todos”.

 

Comentarios

comentarios