Aída Ayala: Capitanich habló de sobreprecios y Sabadini salió corriendo a meterme presa

La diputada nacional se presentó ante la jueza Niremperger pero se limitó a rechazar los cargos en la causa Lavado 2. Dijo que recién responderá preguntas cuando haya analizado el expediente de 3 mil fojas.

1973
Tras la confirmación de la Cámara de Apelaciones, se reabriría el proceso de desafuero de Aída Ayala en el Congreso.

La diputada nacional Aída Ayala, de Cambiemos, exintendente de Resistencia, se presentó a prestar declaración indagatoria ante la jueza federal Zunilda Niremperger en la causa Lavado 2, a instancias del fiscal Patricio Sabadini, que al ampliar la semana pasada el requerimiento de instrucción solicitó su desafuero y detención.

“Reiteré que soy inocente de los cargos que se me imputan y expliqué en qué consistió el procedimiento para contratar a la empresa Pimp, donde me acusan de irregularidades”, dijo.

Tras la audiencia, Sabadini cuestionó que Ayala no haya respondido preguntas. Ella justificó esta actitud en el hecho de ignorar completamente el expediente de “tres mil hojas”: “Recién vine a enterarme de qué se me acusa, cuando lo sepa voy a responder, ahora no podría porque no se de qué estamos hablando”, remarcó.

La exintendente dijo que se le endilgan sobreprecios en la contratación de la compañía Pimp SA “porque Capitanich dijo que él renegoció el contrato y que ahora paga mucho menos”. Para ella, eso nunca ocurrió y contó haber pedido que se incorpore como prueba el contrato de renegociación del intendente con la empresa.

“Pero lo grave es que Capitanich diga cualquier cosa y el fiscal Sabadini salga corriendo a meterme presa en vez de investigar”, dijo.

“Yo ya fui investigada por el contrato con Pimp, y el Tribunal de Cuentas y la Justicia desestimaron la denuncia”, recordó Ayala, y observó con suspicacia que “los que me denunciaron en 2015 ahora son testigos del fiscal, como el diputado Sánchez y Alicia Medina”.

“Capitanich dice que hubo sobreprecios y por eso Sabadini quiere que esté presa”, repitió, y consideró que “Capitanich dice muchas cosas que no son ciertas, y si cada vez que diga algo el fiscal va a salir a meter gente presa…”.

“Al fiscal no le importa si soy culpable o inocente, lo único que quiere es que esté presa”, apuntó la diputada y al fundamentar su parecer aseguró que “Sabadini se oponía a la indagatoria”.

A Aída Ayala se le imputa “lavado de dinero agravado por habitualidad, ser miembro de una banda y funcionario público, en calidad de coautora”, además de “negociaciones incompatibles con la función pública, en calidad de autora; asociación ilícita en calidad de jefa, enriquecimiento ilícito en calidad de autora; fraude en perjuicio de la administración pública, en calidad de autora, e incumplimiento de deberes de funcionario público”.

La Justicia investiga si hubo desvió de fondos públicos para beneficio personal de la exintendente y la “banda” que el fiscal Sabadini asegura que ella conformó con empresarios, funcionarios y sindicalistas.

Detenidos

En esta causa están detenidos el secretario general del Sindicato de Trabajadores Municipales: Jacinto Sampayo, su esposa Mónica Centurión y su hijo Facundo Sampayo; Carlos Huidobro, sindicado como testaferro de Sampayo, titular de la constructora Tecmasa; el abogado Alejandro Fischer y su esposa Fátima Rigassio, ésta última una de las titulares de Pimp SA; el empresario constructor Pedro Martínez y su hija Natalia Martínez Guarino; Rolando Acuña y Luis Escobar, estos últimos también vinculados a las empresas investigadas por los contratos con la Municipalidad.

La jueza les concedió a Centurión y Rigassio el beneficio de la prisión domiciliaria por ser madres de niños pequeños. El mismo beneficio pidió Martínez Guarino, madre de un bebé de dos meses.

 

Comentarios

comentarios