Adiós a la laguna Francia: la Municipalidad autorizó un cerco perimetral

Después de la demolición del muro, se levantó un alambrado que impide el paso. El propietario dice que la laguna está dentro de su terreno y que todo está en regla.

1905
El Concejo Municipal exige a la Intendencia recuperar el espacio público de la laguna Francia.

La construcción de un muro que tapiaba completamente la laguna Francia al norte de la avenida Rissione, impidiendo no sólo el acceso sino también las vistas, había desatado una tremenda polémica hace menos de dos semanas.

Los vecinos denunciaron insistentemente que un particular estaba rellenando la laguna para construir una vivienda, y que había levantado un muro que privaba de la laguna a todos los vecinos.

El caso al fin encontró eco en la prensa e inmediatamente llegó al Concejo Municipal que dictó una resolución que planteaba al intendente Jorge Capitanich la necesidad de recuperar la laguna y preservarla como un bien común.

Para esto, el jefe comunal tendría que haber acudido a la Administración Provincial del Agua (APA), pero su titular, Francisco Zisuela ya había dicho que su organismo ya había verificado que no hubiera rellenos y que la responsabilidad sobre las obras particulares es de la Municipalidad.

En la misma resolución, por iniciativa del presidente del Concejo: Gustavo Martínez, se añadió que el mismo tratamiento indicado para la laguna Francia, se diera a todos los espejos de agua de la capital: “No podemos darnos el lujo de perder las lagunas”, dijo al destacar no sólo su aporte al paisaje sino su rol en materia de infraestructura de desagüe.

Mientras, el abogado del propietario del terreno aseguró que la obra contaba con el aval de la Municipalidad después de haber cumplimentado todos los requisitos e, incluso, haber recibido el visto bueno de un inspector de Obras Particulares. Pero que, al día siguiente de la inspección, el mismo funcionario les solicitó que interrumpieran la construcción por las múltiples quejas de los vecinos.

Qué dice el dueño

El abogado dijo que el terreno de su cliente linda con la laguna y que nada tiene que ver con la vivienda que se está construyendo en terreno contiguo, aunque admitió que ambos propietarios son parientes. Y contó que decidieron construir un muro para evitar los reiterados robos que estaba sufriendo la obra vecina: “Entraban por este terreno para robar al lado, y no encontramos otra alternativa”, había dicho.

Finalmente, dijo que tras una audiencia de conciliación el propio dueño decidió demoler el muro porque no tenían ninguna intención de causar malestar a los vecinos del barrio. Mientras, idearían alguna medida contra los ladrones.

Alambre tejido

Sin embargo, la solución práctica nunca llegó, ya que en el mismo lugar en el que estaba enclavado el muro, ahora se levantó un cerco de 2,5, de alambre tejido contenido por columnas sobre una línea de encadenado de hormigón armado.

El alambrado se repite a ambos lados del puente, ya que, según contó su abogado, el terreno comprende la laguna y tiene líneas medianeras en ambas orillas.

La novedad disgustó a los vecinos que volvieron a manifestarse en contra de la privatización de la laguna, pero los funcionarios municipales consultados admitieron haber llegado a un “acuerdo” para que se cierre el predio siempre que se utilicen elementos que no impidan las visuales.

Propiedad privada. El hombre que extendió el alambrado dice que la laguna está comprendida por su terreno.
Propiedad privada. El hombre que extendió el alambrado dice que la laguna está comprendida por su terreno.

 

 

Comentarios

comentarios